17 de julio de 2024 | Actualizado 13:02
El delegado del Estado en la Zona Franca de Cádiz, Fran González, acompañado de responsables del Grupo Tragsa durante la presentación de la iniciativa | Zona Franca de Cádiz

La Zona Franca de Cádiz medirá su actividad para reducir y compensar emisiones

El proyecto evaluará toda actividad de la entidad y pondrá en marcha medidas de ahorro energético y estrategias complementarias

El Consorcio de la Zona Franca de Cádiz ha puesto en marcha su plan de eliminación de la huella de carbono que va a acometer en la institución en el marco de la Estrategia de Descarbonización del ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Se va a medir toda la actividad de la institución, incluidos todos sus edificios y equipamientos a lo largo de la provincia, y ello se acompañará de un plan de mejora que pondrá en funcionamiento medidas de ahorro energético y la compensación de aquellas emisiones que no lleguen a eliminarse con distintas estrategias complementarias. “El objetivo es desarrollar y consolidad un modelo de industria responsable y comprometida con el medioambiente, fomentando las energías renovables, la movilidad sostenible y fomentando la economía verde-azul”, ha recalcado el delegado del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Cádiz, Fran González.

La medición, el registro y el plan se llevarán a cabo entre 2024 y 2025 con un presupuesto de 181.700 euros

La presentación del plan se ha realizado junto a Grupo Tragsa, que ha colaborado en el mismo. Tanto la medición como el registro y el plan de eliminación se llevarán a cabo a lo largo de 2024 y parte de 2025, con un presupuesto estimado de 181.700 euros. Durante el proceso de cálculo de la huella de carbono, se va a estudiar tanto las emisiones directas, tales como consumo de combustible en las instalaciones, en la flota de vehículos o equipos de refrigeración;  así como las indirectas, que se refieren al consumo de edificios, la electricidad de vehículos u otras energías.

El proyecto se va a desarrollar durante los próximos nueve meses en varias fases. En la inicial, se va a proceder al cálculo de la huella de carbono que genera la zona franca, midiendo la totalidad de gases de efecto invernadero, tanto por emisiones directas como indirectas. Una segunda comprenderá la validación y verificación de los resultados por parte de una empresa externa. Y una tercera que incluye la inscripción en el Registro de Huella de Carbono y medidas de mitigación y compensación con proyectos de absorción de CO2.

Otra de las líneas de esta iniciativa es el enfoque de las medidas de compensación en el carbono azul, en la línea con la estrategia de sostenibilidad y economía azul emprendida ya con Incubazul. Fran González ha destacado que este plan de eliminación de la huella de carbono “sitúa a la zona franca a la vanguardia del sector público estatal, avanzando en favor de un modelo industrial 4.0 y consolidando la apuesta por la economía azul, con futuros proyectos de absorción de carbono azul”.