18 de julio de 2024 | Actualizado 18:22

El uso de tecnología obsoleta y la falta de talento frenan la mejora de las operaciones en almacén

El negocio logístico busca atraer talento y digitalizarse en un contexto de demanda de almacenamiento al alza por las disrupciones
Locus Robotics / STILL

Las plataformas logísticas se encuentran inmersas en un proceso de modernización para mejorar sus operaciones en un contexto de disrupciones y una demanda de almacenamiento al alza. Sin embargo, tal y como constata un estudio que Manhattan Associates ha encargado a Vanson Bourne, muchas de ellas necesitan innovar e incrementar su inversión y recursos. En concreto, tras consultar a más de 2.000 profesionales, han identificado dos factores a subsanar: la obsolescencia de la tecnología informática de los almacenes, que supone el reto principal para el 97% de los encuestados, y la falta de talento, la cual priorizan como reto el 84% de los profesionales. Además, el estudio del ‘Estado de las operaciones de almacén 2024’ apunta que estas dificultades se producen en un contexto de aumento de actividad en los centros logísticos.

“La obsolescencia de los sistemas de almacén es un desafío crítico para la eficiencia y la operativa”
Inés Alcántara Ingeniera senior de ventas de Locus Robotics

Ante esta dinámica, se necesita retener y atraer más personal, sugieren las fuentes consultadas. Para ello, la solución serían las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial y la robótica que “logran hacer entornos de trabajo más cómodos, pero volvemos al principio: para eso necesitan nuevos software y hardware en sus sistemas de almacén que no estén obsoletos”, destaca el estudio de Manhattan Associates. En esta línea, la ingeniera senior de ventas de Locus Robotics, Inés Alcántara, explica que los resultados del estudio “reflejan que la obsolescencia de los sistemas de almacén es un desafío crítico que no sólo afecta la eficiencia operativa, sino que también impacta directamente en la capacidad de las empresas para gestionar el creciente volumen de operaciones y mantener a su personal motivado”. 

Por su parte, el líder del equipo de ventas de automatización de STILL España, Álex Domínguez, sostiene que la obsolescencia de los sistemas de almacén “reduce la eficiencia operativa de la cadena de suministro al causar retrasos, aumentar errores y elevar costes operativos debido a la falta de automatización y tecnología avanzada”. Además, Álex Domínguez subraya que limita la capacidad de escalabilidad y dificulta la integración con sistemas modernos, impidiendo una gestión coordinada. Por otro lado, “la falta de datos en tiempo real y analítica avanzada compromete la toma de decisiones, mientras que la baja satisfacción del cliente y el aumento del desgaste del personal afectan la reputación y el rendimiento de la empresa, también aumenta los riesgos de seguridad, tanto cibernética como física”, enumera el líder del equipo de ventas de automatización de STILL España.

“Las principales barreras son el alto coste inicial e integrar tecnologías con sistemas existentes”
Álex Domínguez Líder del equipo de ventas de automatización de STILL España

Aunque, tal y como explica Álex Domínguez, modernizar los sistemas de almacén no es tan sencillo y para muchas empresas el coste supone una gran barrera. “Las principales barreras incluyen el alto coste inicial, la complejidad de integrar nuevas tecnologías con sistemas existentes y el riesgo de interrupciones operativas durante la transición, otros motivos pueden ser la resistencia al cambio por parte del personal actual que desarrolla esa tarea y la incertidumbre en el retorno de la inversión”, manifiesta. Sin embargo, aclara que estas inversiones mejoran la eficiencia, precisión y capacidad de respuesta del almacén, reduciendo costes operativos y aumentando la satisfacción del cliente.

En concreto, para modernizar los sistemas de almacén y adoptar nuevas tecnologías, se necesitan inversiones en infraestructura física con automatización (AGVs, AMRs, cintas de transporte…) y robótica (pick, pack, paletización); en tecnología de la información con sistemas de gestión de almacenes (WMS o SGA) y ERP, junto con dispositivos de internet de las cosas; en inteligencia artificial y analítica de datos y plataformas de big data; en capacitación del personal con formaciones en nuevas tecnologías y desarrollo de habilidades analíticas y de gestión; en seguridad con inversiones en ciberseguridad y medidas de seguridad física; en consultoría y planificación con asesorías tecnológicas y proyectos piloto; y en mantenimiento y actualización. 

84%

El 84% de las empresas encuestadas también acusan problemas con la retención del personal

Esta dificultad para modernizar la infraestructura afecta directamente en la implantación de automatizaciones y tecnologías que atraigan el talento joven y generen entornos de trabajo más “amigables”. De hecho, el 84% de las empresas encuestadas también acusan problemas con la retención del personal. “En Locus Robotics creemos firmemente que la integración de soluciones de robótica e inteligencia artificial no sólo optimiza los procesos logísticos, sino que también mejora significativamente el entorno de trabajo para los empleados”, destaca Inés Alcántara. En esta línea, la consejera delegada de Usyncro, Cristina Martín, considera que “el uso de la tecnología es útil para atraer talento joven al sector y es necesario superar los programas obsoletos o, en muchos casos, Excel como herramienta de referencia para seguimiento. Hay que introducir sistemas compatibles que faciliten integraciones vía API y faciliten no duplicar información, pero para eso, tenemos que evolucionar algunas mentes y superar la resistencia al cambio”.

Sin embargo, para que estas innovaciones sean efectivas, es esencial que las empresas inviertan en la modernización de su infraestructura de almacén, en actualizar esos software y hardware para que, además, exista una interoprarbilidad entre el resto de implantaciones. “La transición hacia estos sistemas más avanzados puede parecer un desafío, pero es una inversión que se traduce en beneficios a largo plazo, incluyendo la mejora de la retención de personal y la capacidad de responder ágilmente a las fluctuaciones del mercado”, apunta Inés Alcántara. Al mismo tiempo, este estudio demuestra que a los equipos de trabajo les emocionan las posibilidades de la IA generativa (75%) y la robótica (72%) para mejorar sus funciones laborales. “Los beneficios que supone la automatización de tareas repetitivas o la implantación de recursos inteligentes para la gestión, es una ventaja competitiva para las organizaciones que antes lo implementen y, sin duda, un elemento diferencial para conquistar profesionales cualificados”, resalta Cristina Martín Lorenzo. A este respecto añade que “no podemos desdeñar el conocimiento y la experiencia, pero sí sumar esfuerzos y atraer profesionales para seguir creciendo en eficiencia”.

“La automatización y los recursos inteligentes son una ventaja competitiva y atrae profesionales”
Cristina Martín Consejera delegada de Usyncro

Las fuentes consultadas por esta publicación subrayan que, con una estrategia de Business Intelligence empresarial, los responsables de los almacenes en nuestro país pueden visualizar mejor sus KPI y abordar de manera proactiva los desafíos operativos, lo que garantiza una enorme ventaja competitiva. “Creemos que las organizaciones no sólo deben considerar esta modernización como una necesidad operativa, sino como una oportunidad para transformarse y liderar en un mercado cada vez más competitivo”, ha señalado Inés Alcántara (Locus Robotics).

Por último, el vicepresidente senior para EMEA de Manhattan Associates, Henri Seroux, añade que afrontar los retos señalados en el informe es clave para la competitividad y el éxito de las empresas a largo plazo. “Los resultados subrayan la importancia de mirar hacia el futuro y seguir incorporando nuevas tecnologías como los microservicios y la IA generativa, preparando las cadenas de suministro para el futuro y permitiendo que se conviertan en motores de ingresos y servicio al cliente por derecho propio”, especifica. Además, apunta que, al final, “una estrategia de cadena de suministro más unificada genera eficiencia, y eso genera sostenibilidad económica y medioambiental, lo que es positivo para las cuentas de resultados y para el planeta”.