15 de julio de 2024 | Actualizado 10:12

Kerry se apoya en su red asiática para lanzar una ruta de carretera y avión entre China y España

La firma ofrece tránsitos de 16 días para traer carga desde el gigante asiático en un momento de falta de capacidad marítima
Kerry Logistics

El transitario Kerry Logistics, con sede en Hong Kong, ha lanzado una nueva ruta de transporte entre China y España que combina el transporte por carretera y el avión. La compañía se apoya en una red de conexiones por carretera desde múltiples puntos en el gigante asiático para realizar grupajes hasta el aeropuerto de Almaty, su hub en Kazajistán. De ahí, Kerry Logistics trabaja con varias aerolíneas para enviar cargueros a Madrid y a Barcelona. Su director general en la Península Ibérica, Marc Porta, ha señalado que “somos el transitario más grande de Asia y el que tiene más capacidad para ofrecer alternativas en estos momentos de crisis”, en alusión a los obstáculos que afectan a la cadena de suministros global por situaciones como la del Mar Rojo, y que inciden sobre todo en el transporte marítimo.

“Somos el transitario con más capacidad para dar alternativas en Asia”
Marc Porta Director general de Kerry Logistics Iberia

En este sentido, Porta ha especificado que la nueva oferta se centra en “clientes que vienen del marítimo y no encuentran capacidad, y tienen un problema de tiempo de tránsito por la situación en el Mar Rojo”, aunque también aborda “aquellos que quieren rebajar el precio del aéreo completo o los que hacían un transporte por camión completo y tenían demasiado tiempo de tránsito”. La nueva conexión promete un tiempo de 16 días, mucho menor que los 50 días que registra actualmente una conexión totalmente marítima entre China y España -que suele tener que rodear el Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica)- y que también es menor que otros servicios combinados que ofrecía hasta ahora Kerry, como el Sea-Air (entre 18 y 22 días) o el servicio ferroviario, de 23 a 30 días.

La nueva alternativa conecta con una red terrestre que cubre China y la mayor parte de países del Sudeste Asiático, con brazos a importantes hubs como son Shanghai, Shenzhen o Hong Kong. En los servicios completos por carretera, Kerry Logistics ya estaba transitando por Kazajistán, donde “se realizaba el cambio de cajas”. En la nueva versión, señala Porta, “en vez de hacer ese cambio de cajas entre camiones, subimos la carga al avión” en Almaty. El aeropuerto de la capital kazaja “es un hub que ya tenemos preparado” y en el que tiene Kerry su central en los países de la Commonwealth of Independent States (CIS), una región donde también dispone de “una red potente”, ha añadido su director general en España.

El servicio está abierto a cualquier tipo de producto o sector, excepto aquellos que no pueden o suelen viajar en avión, como “grandes piezas o turbinas”. Según apunta Marc Porta, “no tiene una gran diferencia de precio con el transporte marítimo, así que cualquier sector que mueve su mercancía de esa forma puede permitirse esta alternativa”. La ruta, además, está pensada para transportar camiones completos. Los servicios de carga aérea están viviendo un aumento generalizado de la demanda en todo el mundo al calor de la situación que vive el Mar Rojo y que ha derivado en tránsitos más largos, pero también en problemas de congestión en algunos puertos del oeste mediterráneo y en determinados hubs asiáticos, en una disminución acusada de la capacidad disponible de las navieras y en un incremento sostenido del precio del flete. También otras circunstancias en los pasos estrechos de la navegación, como la sequía en el Canal de Panamá, han generado una coyuntura desfavorable para los cargadores que solían enviar su mercancía exclusivamente por mar.