17 de julio de 2024 | Actualizado 6:47

La Policía Portuaria de Barcelona unifica todas sus operaciones en su nueva sede

La construcción del edificio, con una inversión de cuatro millones de euros, ha sumado 350 metros cuadrados de superficie a los ya existentes
El presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó; y el consejero de Interior de la Generalitat de Catalunya, Joan Ignasi Elena; ante el nuevo edificio acompañados de otras autoridades | Autoridad Portuaria de Barcelona

La Policía Portuaria, junto a la Autoridad Portuaria de Barcelona, ha presentado la nueva sede que centralizará todas sus operaciones. Este espacio, construido sobre el antiguo centro de control al lado del Edificio ASTA, “unificará los equipamientos a disposición de los agentes y los dotará de la última tecnología para garantizar la seguridad en el recinto”, detallan fuentes de la entidad portuaria. El desarrollo de este proyecto, llevado a cabo por la constructora FCC en dos años y medio, ha agregado 350 metros cuadrados al edificio, alcanzando un total de 2.120 metros cuadrados. Con una inversión próxima a los cuatro millones de euros, el edificio se ha reformado con materiales cerámicos y vidrios, convirtiéndose en un centro más “eficiente”.

En concreto, la nueva sede de la Policía Portuaria centraliza todas sus necesidades en un solo espacio, que anteriormente estaban dispersas en varios edificios, dificultando sus operaciones. Ahora, el centro acoge la prefectura, el centro de control y la sala de crisis, además de la sala de briefing, la oficina de apoyo, los vestuarios y las oficinas. El edificio policial también incluye una sala polivalente, áreas para el parque móvil y acceso a más de 400 cámaras CCTV distribuidas por el puerto catalán para vigilar incidentes y emergencias portuarias. Además, gracias al integrador de comunicaciones, el cuerpo policial puede monitorizar y auditar las actuaciones, así como geolocalizar las patrullas policiales para movilizar los recursos más adecuados.

Por su parte, el presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó, ha explicado que el edificio “da respuesta a las necesidades actuales y futuras del cuerpo”, a la vez que “soluciona los problemas operativos que generaba para los agentes el hecho de tener las instalaciones repartidas en varios edificios”. En esta línea, el intendente de la Policía Portuaria, Jaume Molina, ha añadido que “tener todas las dependencias que necesita nuestra policía en un solo edificio, y tenerlas equipadas con nuevas tecnologías, hace que podamos ser más eficientes y eficaces”.