18 de julio de 2024 | Actualizado 18:22

Los fabricantes apuntan a la falta de ayudas como el freno a la demanda de vehículos eléctricos

La automoción aboga por atraer fábricas extranjeras a España, aprovechando el auge de los vehículos chinos
Director general de Anfac, José López-Tafall | Anfac

El negocio de la automoción en España ha cerrado 2023 con datos de matriculaciones positivos, aunque por debajo de 2019. Sin embargo, en materia de electrificación, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) alerta de que, con este ritmo, “no vamos a alcanzar los objetivos de Europa. Aunque 2023 no fue un mal año, las previsiones de 2024 son peores y esto se debe a la paralización de las ayudas del Moves III para turismos y comerciales y del Moves Mitma para industriales”. En este sentido, el director general de Anfac, José López-Tafall, ha destacado que el Moves Mitma “debería haberse prorrogado hasta final de año, igual que el Moves III, porque se han endurecido los objetivos y a día de hoy no hay ayudas para cambiar la flota de industriales”.

A este respecto, señala que una de las consecuencias es la contracción de la demanda de este tipo de vehículos “por no contar con subvención”, ya que, por parte de los fabricantes durante 2023, se invirtió un total de 2.395 millones de euros, el 14,7% más que el año anterior, en la electrificación. De hecho, durante 2023, cuando las ayudas a la electrificación estaban en vigor, se matricularon 341 vehículos pesados eléctricos. En 2024, con las ayudas finalizadas desde abril, sólo se han matriculado 130 unidades. A esto se suma la antigüedad del parque, que en vehículo pesado supera los 14 años de media, “un problema que provoca que haya más emisiones y nos alejemos de los objetivos en materia de descarbonización. Con esta tendencia, alcanzaremos una media de 16 años de antigüedad”, apostilla el director general de Anfac. En esta línea, recuerda que los vehículos de más de 14 años emiten el 70% más de partículas.

Por ello, José López-Tafall recalca la importancia de contar con subvenciones a la electrificación y asegura que están trabajando con el ministerio de Transportes para que a “nivel técnico la nueva convocatoria pueda ampliar los parámetros y esté lista el 1 de enero de 2025, aunque contra la falta de fondos públicos no hay nada que podamos hacer”. Ante esta situación, el director general de Anfac recuerda que el sector tiene mucho peso en la economía española, uno de cada diez euros de gasto público de España es posible por el sector de la automoción, “por lo que cuando el sector reclama ayudas o aceleración no es sólo por la regulación obligatoria, sino porque le devuelvan parte de lo que aporta a la economía”, subraya.  

EL SECTOR DE LA AUTOMOCIÓN DURANTE 2023
Por otro lado, los centros de producción ubicados en España atravesaron un 2023 lleno de dificultades que condicionaron la fabricación de todo tipo de vehículos. La falta de aprovisionamiento de ciertos componentes como los microchips y la incertidumbre internacional generada a raíz de las guerras en Ucrania y en Gaza, fueron algunos de los factores claves que limitaron la capacidad productiva de las fábricas españolas. Desde Anfac destacan que, a pesar de esta situación, “la adaptación de los centros de producción en la recepción de componentes y aprovisionamiento de materiales ha permitido que el ritmo positivo de las fábricas españolas”.

De hecho, la recaudación fiscal de la automoción sumó 39.514 millones de euros el año pasado, aumentando en el 0,2% su aportación a la economía de nuestro país en comparación con 2022. De este total, la recaudación de los impuestos por adquisición de vehículo nuevo se incrementó en el 22,7%, ascendiendo a los 5.630 millones de euros. De igual modo, en 2023, los vehículos se han mantenido como el producto con mayor aportación de saldo positivo a la balanza comercial española. Durante el año pasado, se generó un total de 18.842 millones de euros procedentes de la actividad de exportación e importación de vehículos. En concreto, la exportación de vehículos logró registrar un aumento del 14, 4% durante 2023, con un total de 2.211.467 unidades enviadas fuera de nuestras fronteras de las que 458.054 unidades corresponden a vehículos comerciales y 50.735 a industriales. Esto supone incrementos respecto a 2022 del 52,5% y 5,5%, respectivamente.

En concreto, en España se fabricaron durante 2023 un total de 34.663 derivados de furgonetas y pick-up, el 13,6% más que en 2022. Por su parte, los comerciales ligeros ascendieron a 8.224, lo que supone un descenso del 5,4% en comparación con el ejercicio anterior. Por último, los vehículos industriales fabricados en España llegaron a las 5.155 unidades, el 26,9% más. Sin embargo, es reseñable que, del total de derivados de furgonetas, pick-up, comerciales ligeros e industriales matriculados en 2023 en nuestro país, 172.740 unidades, sólo 48.042 se han fabricado en España.

LOS FABRICANTES ESPAÑOLES NO BUSCAN EL PROTECCIONISMO ESTADOUNIDENSE
España es uno de los países con más penetración de los eléctricos fabricados en Chinay el puerto de Barcelona su puerta de entrada principal. De hecho, en los últimos tres años, se han cerrado acuerdos de importación de marcas como Tesla o la propia SAIC.  Sin embargo, desde Anfac señalan que el problema no ha sido la penetración de estos fabricantes sino el ritmo. “Sabíamos que llegarían vehículos chinos y americanos, pero la sorpresa y la preocupación vino por las subidas y bajadas tan repentinas de las matriculaciones”, explica el director general de Anfac, José López-Tafall. En cualquier caso, la Comisión Europea ha llevado a cabo una ofensiva contra los subsidios a los coches eléctricos fabricados en China que planeta aranceles del 37%, aunque todavía están en diálogos para fijar el porcentaje final. En esta línea, José López-Tafall resalta que, aunque “no queremos aranceles como los de Estados Unidos, se necesita una estabilidad regulatoria que recoja la realidad del coste para hacer un mercado natural”. A este respecto, añade que habrá fabricación china porque “Europa no puede ser el campeón del proteccionismo, exportamos el 90% de lo que producimos y una cosa es poner orden y otra cerrar el mercado, el cual debe basarse en el libre comercio”. Por ello, el director general de Anfac aboga porque la regulación europea “evite los comportamientos que no sean correctos” y también se centre en el objetivo prioritario que es “lograr que esas inversiones que van a venir se materialicen en España teniendo ventajas políticas de peso específico”. “Hay que jugar este partido, el futuro será interabierto”, concluye.