26 de julio de 2021 | Actualizado 15:11
Andrés Arribas

‘The buck stop here’

En el despacho oval del presidente de Estados Unidos Harry Truman, este tenía sobre su mesa un cartelito que decía: “The BUCK STOP here”. Etimológicamente, la palabra se originó en el póquer. El ‘buck’ era el objeto que en las partidas de cartas indicaba quién debía hablar. Si el jugador no quería hablar, pasaba el ‘buck’ al siguiente jugador. Le pasaba esa responsabilidad. Con el cartelito, Truman indicaba que la responsabilidad se quedaba allí. Él no pensaba trasladar la pelota a otros. El presidente debía tomar decisiones y asumir las consecuencias.

Tenemos nueva ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Raquel Sánchez Jiménez va a ser la quinta persona en los últimos diez años en dirigir la cartera que se ocupa, entre otras cosas, de infraestructuras terrestres, aéreas, marítimas, vivienda, movilidad, transferir los fondos europeos para el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia… ¡y Renfe!

¿Es posible establecer un modelo de gestión con un nuevo director de Renfe Mercancías cada año y medio?

Y, precisamente, de Renfe Mercancías quiero hablar y animarla a que pare el ‘buck’. En la última década, la dirección de mercancías ha sido ocupada por siete personas. No llega a una media de año y medio por director. ¿Se puede tener un proyecto de compañía y establecer un modelo de gestión con esta rotación? El motivo es que nadie de su ministerio, Sra. Sánchez, cree en las mercancías ferroviarias. Es como un mal necesario que cuesta dinero, pero que contribuye a mostrarse en el escaparate de activos. El 24 de enero de este año se cumplieron 80 años del nacimiento de Renfe. Pues bien, en el spot promocional difundido para la efeméride, no figura ni una sola escena que se refiera a las mercancías. Pero es que en el aniversario del 75, hace cinco años, tampoco aparecían. Aunque lo denuncié entonces a compañeros de la empresa pública, veo con asombro que en los 48 segundos del spot actual, tienen cabida algunas de las escenas de hace un lustro que podían haberse evitado para dar cabida a un contenedor, una tolva o un vagón portavehículos, digo yo.

Tome el ‘buck’ ministra. Se da la paradoja de que son las empresas privadas quienes sí creen en el transporte de mercancías por ferrocarril. Las que sí están invirtiendo en vagones más flexibles, silenciosos, ergonómicos… Pero necesitan a las empresas públicas: Renfe, Adif, ferrocarriles de comunidades autónomas, que hagan de efecto tirón para poder recuperar cuota de mercado. No sé si es pretencioso decir que es necesario un Pacto de Estado para subir la mercancía al tren, pero si lo es, por favor no hablen más de sostenibilidad, congestión de las carreteras, colapsos en terminales y puertos…

Tenga el coraje, ministra Raquel Sánchez, de no pasar el ‘buck’ de Renfe Mercancías a terceros

Hay proyectos de medidas a tomar para dar impulso al transporte de mercancías por ferrocarril que no son cuantiosas en fondos, que no suponen esfuerzo inversor notable y que provocarían un alivio a la reducción de emisiones y coadyuvarían a conseguir el segundo y tercer objetivo medioambiental establecidos por la UE. De ello podríamos hablar y desarrollarlo en otro momento, pero me van a permitir que enumere las propuestas: la renovación del material rodante; el desarrollo de autopistas ferroviarias; modernización de terminales y accesos a centros logísticos; mejoras técnicas de los centros de mantenimiento; innovación; digitalización y formación.

Tenga el coraje, ministra, de no pasar el ‘buck’ a terceros. El presidente Jimmy Carter pidió prestado el letrero al Museo Presidencial Harry S. Truman para mostrarlo en el ‘Discurso a la nación sobre la energía’ de 1977, lo puede ver en YouTube. Anímese, ya sabe, no hay dos sin tres. Mucho éxito en su nueva responsabilidad.