2 de diciembre de 2020 | Actualizado 17:41
Mafran Martínez

Un corredor privilegiado

“No hay que pensar que [el trazado ferroviario central] sea productivo, como hubiera podido ocurrir con las exportaciones de [el trazado del] Levante”. Así se refería el 4 de febrero de 1919 el senador catalán Joan Garriga i Massó sobre el trazado de ferrocarril de ancho europeo y electrificado entre la frontera francesa y el puerto de Algeciras que pasaba por Madrid, aprobado días antes. En aquel momento, Bilbao, Huelva y Barcelona eran los puertos punteros de España.

Noventa y seis años después, las cosas han cambiado mucho. A pesar de que aquel trazado nunca se hizo, hay que reconocer que quien lo planteó sabía lo que hacía. Algeciras es ahora el mayor puerto de España seguido por Valencia y Barcelona. Digo noventa y seis años después, porque fue cuando la Unión Europea aprobó el trazado de la red básica (core) de transporte, en la que se incluye, además de los puertos principales, dos corredores ferroviarios europeos en España, ambos de ancho europeo y electrificados: el Corredor Atlántico y el Mediterráneo.

Los puertos core del Oeste de la Península (Sines, Huelva, Algeciras u Oporto, entre otros) se conectan a Europa por el Corredor Atlántico, mientras que los del Este de España (empezando también en Algeciras, con Valencia, Barcelona y algunos más), se conectan por el Mediterráneo. Madrid, el mayor centro de consumo nacional, y Algeciras, el mayor puerto, se integran en los dos corredores.

El Corredor Atlántico ha sido mucho peor tratado institucionalmente que el del Mediterráneo

Han pasado siete años de ese momento y ya se puede analizar qué ha pasado con los dos corredores y cómo han evolucionado uno y otro. El Corredor Mediterráneo ha estado continuamente en la opinión pública, ha sido foco de numerosas inversiones e incluso hay nombrado un coordinador en España, Josep Vicent Boira. Eso sí, han conseguido, a fuerza de insistir, que se obvie el tramo central. Los empresarios levantinos, como el señor Garriga cien años antes, repiten una y otra vez el mantra de los beneficios que estructurar el Levante va a generar en el país. Incluso el señor Boira ha seguido esa tendencia y ya obvia la unión con Madrid desde el Sur.

En el otro lado, el Corredor Atlántico ha sido mucho peor tratado institucionalmente. A pesar de que la salida natural de España es el Atlántico (América del Sur y África del Oeste son las zonas que más potencial tienen a nivel logístico para España), este corredor ha recibido menos inversiones. Hasta 2018, no empezó a contemplarse de manera muy tímida y prácticamente no se ha hecho nada en él. De hecho, ni siquiera tiene un coordinador español equivalente al mencionado señor Boira.

Los presupuestos de 2021 ya deberían recoger las modificaciones de los corredores TEN-T que entran en vigor el próximo 1 de enero. Sin embargo, el nuevo Corredor Atlántico, que ya recoge la conexión ferroviaria con Huelva y con los puertos del Norte de la Península, sigue recibiendo mucho menos. En concreto, 800 millones menos que su equivalente levantino.

Se ha perdido una oportunidad de oro para igualar el trato a los corredores en los presupuestos para 2021

A pesar de las quejas y las reclamaciones de la AVE (en este caso, la Asociación Valenciana de Empresarios), comparativamente deben considerarse como unos privilegiados, porque es evidente la diferencia de trato entre los dos corredores de la Unión Europea. Y lo seguirán siendo, porque en 2021 se ha perdido una oportunidad de oro para igualarlos y hacer ver que la logística no entiende de territorios, sino de tráficos. No atacar a estos es perder oportunidades y aunque les vaya bien a algunos, el objetivo debería ser que nos vaya bien a todos. Esperemos que se recapacite y no se cometa el error de 1919. Aún lo estamos pagando a nivel país.

Nota final: el corredor central no existe. El tramo Algeciras / Sevilla – Córdoba – Madrid pertenece a los corredores Atlántico y Mediterráneo. A los dos. Ojalá el señor Boira lo tenga en cuenta para el futuro. Al fin y al cabo, ese tramo también es responsabilidad suya.