4 de diciembre de 2022 | Actualizado 20:22
Mafran Martínez

Una opinión sobre los Presupuestos Generales del Estado

Se ha presentado el proyecto de Presupuestos Generales del Estado pactado por los dos partidos del Gobierno. Es algo que está en boca de todos, porque ahora estamos en el momento de los llantos. Nadie está contento con el reparto, todo es insuficiente y esto se concretará en una enmienda a la totalidad de los partidos de la oposición, que se rechazará y unas enmiendas totales de los partidos “útiles” que se pactarán antes de la aprobación definitiva. Lo de todos los años.

También se sabe que estos juegos políticos van más allá de los números, porque lo que se juega no es lo que  deberían aportar las inversiones, que es el futuro de nuestra tierra y conseguir prosperidad de todos los ciudadanos. Pero aun así, cuando uno escucha al Gobierno su apuesta por los más necesitados y por la necesidad de dotar de igualdad de oportunidades a todos, independientemente de su capacidad adquisitiva; su apuesta por la igualdad efectiva y de garantía de bienestar de los ciudadano, todos objetivos muy loables que firmaría cualquiera, nos lleva a pensar que sus inversiones deberían seguir ese mismo patrón.

España, queramos o no, está dividida en dos partes: la de los ricos y la de los pobres, separadas por el Tajo y por el Segura. Bajo esos ríos, están las 14 provincias con más índice de paro y solo dos de las 15 provincias con más PIB, Sevilla y Málaga. En nuestro sector, a nivel de puertos, España está dividida en tres niveles: el norte, con puertos más pequeños (excepto Bilbao) y muy repartidos, el levante, con Barcelona y Valencia siendo predominantes y el sur, donde Algeciras y Huelva, lideran. Curiosamente, la suma de tráfico de Valencia y Barcelona es muy similar a la suma de tráfico entre Algeciras y Huelva. Sí, a pesar de ellos, el índice de paro entre Algeciras o Huelva y Valencia o Barcelona es incomparable.

No se apuesta por el sistema portuario del sur, más allá de las inversiones de las propias autoridades portuarias

Sin embargo, cuando uno analiza las inversiones en los Presupuestos Generales del Estado, llama la atención que sistemáticamente las inversiones productivas, las que cambian la economía a largo plazo y que no dependen de los organismos locales (carreteras, ferrocarriles, aeropuertos), oscilan siempre hacia los mismos. Para 2023, la provincia con más inversiones productivas previstas es Barcelona. Segundo, Valencia. Tercero, Madrid. Cádiz, está en la posición 20 y Huelva, en la 29. Parece evidente que no se apuesta por el sistema portuario del sur de España, más allá de las inversiones que soportan las propias autoridades portuarias.

Pero hay algo más. Los datos de los presupuestos en relación con los corredores ferroviarios enmascaran una triste realidad: a nivel nacional se ha ejecutado en torno al 32% de la inversión que Adif tenía presupuestada entre los años 2021 y 2022. Sin embargo, Huelva tiene un pírrico 6% de porcentaje de ejecución y la Algeciras-Bobadilla, en torno a un no menos pírrico 7%.

Con estos datos, cabe preguntarse si la apuesta de este Gobierno es por las zonas más necesitadas. Mientras a los más necesitados se les dé limosnas en forma de Salario Mínimo Vital (que está muy bien para garantizar la supervivencia de todos) y las inversiones se le sigan dando a los ricos, lo único que conseguirán es que la desigualdad que separa el Tajo sea cada vez mayor. ¿Son de verdad inversiones de izquierdas?