29 de noviembre de 2021 | Actualizado 18:25

Transportistas y cargadores reclaman ayudas por la zona de bajas emisiones en Barcelona

Advierten de la imposibilidad de cumplir las directrices sin un marco de apoyo a la renovación de la flota y también del escaso margen para materializarlo
Ajuntament de Barcelona

Las asociaciones representantes del sector de transporte de mercancías por carretera y las empresas cargadoras han manifestado la necesidad de crear una regulación y un marco de ayudas en la zona de bajas emisiones del Área Metropolitana de Barcelona (ZBE) con el objetivo de mejorar las condiciones medioambientales. Las entidades Transprime, Astic Condal, Transcalit, AGTC y el Gremi del Transport i Maquinària de la Construcció de Catalunya piden unas normas para “que las actividades sociales e industriales de las zonas urbanas encuentren el punto óptimo de relación, eficiencia y sostenibilidad” y puedan favorecer tanto al planeta como al desarrollo de su actividad profesional.

Entre las cinco medidas propuestas por transportistas y cargadores destacan la implementación para la reconversión y adaptación de los vehículos industriales actuales para que éstos cumplan con los requisitos medioambientales al tiempo que permitan satisfacer las necesidades laborales. Otro de los puntos que han expuesto es la ayuda económica que centenares de pymes y autónomos necesitan para poder realizar el cambio. Del mismo modo, también han querido manifestar que ahora mismo, no existen vehículos pesados que pueden ser propulsados por alternativas a los derivados del petróleo.

Reclaman una regulación acorde con las necesidades económicas de las empresas y los autónomos

Estos dos colectivos también han abogado por un cambio en la ordenanza, la cual dicta que a partir del 1 de enero de 2021 los vehículos de transporte de mercancías sin distintivo medioambiental no podrán circular por la ZBE (95 kilómetros cuadrados).”La moratoria actual de un año que establece la ordenanza afectará por completo al transporte de mercancías y es un tiempo insuficiente para la renovación de las los vehículos”. Del mismo modo, han comunicado que “la regulación no ha ido acompañada de un plan real de implantación industrial”.

Asimismo, estos colectivos profesionales han manifestado su apoyo y compromiso en la lucha contra el cambio climático. De manera análoga, se muestran abiertos a “definir nuevas acciones conjuntamente con las administraciones y la ciudadanía” para poder crear un sistema que se adapte a las necesidades que ofrece el contexto actual.