16 de mayo de 2021 | Actualizado 8:20

Astic sitúa por encima del 25% la caída de actividad del transporte por carretera

El boom de la crisis del coronavirus en el transporte por la reposición de bienes básicos no está compensando la pérdida de otras actividades en el sector
E.M.

La Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) ha advertido de una caída de entre el 25% y 30% en el transporte de mercancías por carretera con respecto a la actividad habitual, debido al confinamiento de la población y los controles fronterizos por el Covid-19. La patronal ha recordado que esa disminución se está produciendo en un contexto en que, en un principio,”el tráfico de bienes y servicios aumentó el 80%” en un principio. “Esta reducción afecta de forma preocupante a la respuesta a la altísima demanda de bienes de primera necesidad por el conjunto de la sociedad para hacer frente a esta pandemia global”, ha lamentado la asociación.

Asimismo, Astic ha constatado que “la semana pasada, antes de que se anunciara que se iba a establecer el estado de alarma, el ritmo del transporte pesado se movía en torno al 115% en un día normal, y las transacciones del gran transporte superaban entre el 40 y el 50% las habituales medias”. Sin embargo, “desde el lunes pasado, las estimaciones sobre el ritmo de caída no han dejado de revisarse, ya que el fenómeno acelera sin cesar”. Esta evolución, a juicio de la patronal de las compañías de transporte internacional por carretera, “pondrá en serio peligro de continuidad una gran parte del empleo que, por el momento, mantienen sus empresas”.

PROBLEMAS EN LAS FRONTERAS INTERNAS DE LA UE
Además, Astic ha alertado de “las retenciones en fronteras entre Estados miembro de la Unión Europea (UE) con colas de decenas de kilómetros”. La asociación ha recordado que “las rutas de aprovisionamiento y distribución de bienes no pueden sostenerse eficientes con este tipo de barreras, así como otras que son de carácter meramente normativo y de oportunidad, como por ejemplo la imposibilidad de realizar las obligatorias inspecciones de los vehículos en las ITVs sin las cuales no pueden nuestros camiones circular por Europa, o el cierre de las estaciones de lavado de camiones cisterna dedicados a productos alimentarios”.