26 de octubre de 2020 | Actualizado 5:52

España se sitúa como el mercado logístico de la Unión Europea más afectado por el coronavirus

Transport Intelligence preveía en sus estimaciones precoronavirus que el mercado logístico español lideraría el crecimiento de Europa para 2020
Manitou

El mercado logístico español es el tercer mercado logístico de la Unión Europea más afectado por el coronavirus. Así lo confirma un informe elaborado por la consultora Transport Intelligence (Ti Insight) sobre el impacto del Covid-19 en el mercado logístico global para 2020. No obstante, si los datos de la consultora se comparan con las expectativas de crecimiento previstas para este ejercicio, España resulta el peor parado del Viejo Continente por la crisis sanitaria. De un crecimiento estimado del 2,2% para 2020, el mercado logístico español sufrirá, en el mejor de los casos, una contracción del 2,2%. 

El análisis de la consultora británica sitúa en el top 3 de países con un mayor impacto del coronavirus en su mercado logístico a Alemania, Italia y España. No obstante, las perspectivas de crecimiento alemanas antes de la epidemia para 2020 preveían una mejora de la actividad logística del 1,2% respecto a 2019, mientras que en el caso de Italia estimaba un crecimiento plano del 0,5%. En cambio, el informe presentaba a España como el país europeo con mejores perspectivas de crecimiento, del 2,2%, por encima incluso de la media europea, que se preveía en el 1,7%.

En este sentido, según el análisis de Ti Insight, si la tendencia previa del mercado logístico para 2020 en España se situaba en un crecimiento alrededor del 2,2%, tras el impacto del coronavirus, se plantean dos posibles escenarios en función de la evolución de la epidemia. Si el impacto de esta crisis sanitaria se mantiene en parámetros similares a los finales del mes de marzo, la contracción del mercado logístico español estaría alrededor del 2,1% en comparación con el ejercicio anterior. En cambio, si la situación empeorase debido a una mayor proliferación de contagiados y, por tanto, de una mayor extensión de las medidas de confinamiento y cierres industriales, la recesión en el sector logístico podría alcanzar el 16,3%, según los cálculos de la consultora.

En el ámbito global europeo, la ralentización económica del mercado logístico se prevé en el 1,4%, mientras que, en el peor de los casos, aumentaría hasta el 17%. Por otra parte, a nivel mundial, las cifras fluctúan entre pérdidas del 2% y el 10,2%.“Es muy difícil saber cuál será el impacto de esta pandemia en la economía global”, ha apuntado la consultora, puesto que, si a esta crisis se le suma una recesión en la segunda parte del año, “muchos sectores que lograron sobrevivir al periodo de confinamiento sufrirán con gran dificultad los meses posteriores debido a una demanda más débil”. 

Los operadores muy especializados deben trabajar en diversificarse para sobrevivir, según Ti Insight

Actualmente, el sector logístico busca la manera de satisfacer las nuevas demandas de los consumidores, como el aprovisionamiento de productos básicos, el retail, material sanitario, entre otros. No obstante, aquellos operadores muy especializados en un sector específico que no logran diversificar su cartera de clientes “tienen muchas menos oportunidades de salir adelante”, ha advertido Ti Insight. En este sentido, los expertos de Transport Intelligence recomiendan “realizar ajustes a todos los niveles y rediseñar las rutas que vayan a ser empleadas por los camiones”. 

A pesar de estos resultados, el informe constata que no todos los efectos provocados por el coronavirus han sido negativos, ya que se han visto beneficiadas determinadas actividades como el retail online, los ecommerce y la última milla. Especialmente, el análisis cita al sector de la alimentación, que trabaja a plena capacidad para abastecer de productos básicos a la población confinada. En este sentido, algunas compañías incluso han llegado a comparar el impacto del coronavirus con el volumen de ventas durante los periodos de Navidad. También el sector pharma y de material médico ha visto crecer exponencialmente sus volúmenes, en contraposición a los sectores de la automoción, la construcción o industrial, que son los que más han sufrido el parón de las actividades por las políticas gubernamentales para frenar la propagación del virus.