23 de septiembre de 2020 | Actualizado 17:39

Adif finaliza las operaciones para incrementar la velocidad de la variante Vandellòs-Tarragona

Los trenes pueden circular a una velocidad de 200 kilómetros por hora en el tramo entre L'Ametlla de Mar y los cambiadores de ancho de La Boella
Estación de L'Hospitalet de l'Infant | Adif

El administrador de infraestructuras ferroviarias Adif ha completado las operaciones para el aumento de la velocidad máxima de la variante Vandellòs-Tarragona del Corredor Mediterráneo. Con ello, desde hoy los trenes ya pueden circular hasta a 200 kilómetros por hora en la totalidad del tramo de ancho ibérico hasta los cambiadores de ancho de La Boella (Tarragona). Esta variante ha contado con una inversión cercana a los 700 millones de euros en los 64,1 kilómetros que tiene de longitud y es uno de los mayores hitos y una pieza clave en el desarrollo del mencionado corredor, ha subrayado Adif.

700 millones de euros

Es la suma invertida por Adif en la variante Vandellòs-Tarragona del Corredor Mediterráneo

El gestor ferroviario ha recordado que, tras la puesta en servicio del nuevo trayecto el pasado 13 de enero, se implantó una limitación temporal de velocidad a 80 kilómetros por hora en un tramo de tres kilómetros entre las estaciones de L’Ametlla de Mar y L’Hospitalet de l’Infant, en el que se ha actuado en la superestructura de vía y otros sistemas, como electrificación y señalización, para completar el enlace en vía doble de la nueva variante con la línea existente. Adif ha señalado que durante dos semanas se realizaron trabajos de nivelación de las vías y ajuste de catenaria hasta alcanzar su estado definitivo. Se programó la circulación de un tren auscultador del gestor ferroviario para verificar dinámicamente el estado y comportamiento de dichas instalaciones desde el punto de vista de la seguridad y del confort, y se elevó la velocidad máxima hasta 160 kilómetros hora en todo el trayecto.

Este nuevo tramo se ha mantenido posteriormente en observación constante para analizar su comportamiento, y el pasado 26 de julio se realizó una nueva auscultación dinámica de vía y catenaria con resultados satisfactorios. Esto ha permitido suprimir mediante los cauces reglamentarios la limitación temporal de velocidad de 160 kilómetros por hora y alcanzar a partir de hoy la velocidad de 200 kilómetros por hora, ha señalado Adif. En el tramo de ancho estándar entre los cambiadores de ancho de La Boella y Camp de Tarragona, la velocidad máxima establecida es de 160 kilómetros por hora, debido a la proximidad entre ambas instalaciones, en las que los trenes deben circular a menor velocidad, ha subrayado el administrador de infraestructuras ferroviarias.