21 de septiembre de 2021 | Actualizado 14:17

Los fabricantes de material rodante vaticinan altas tasas de crecimiento pese a la pandemia

La industria ferroviaria pronostica mejoras por los estímulos y las oportunidades del ferrocarril para lograr una movilidad más sostenible
Alstom /Talgo

El sector de los fabricantes de material rodante dispone de unas prometedoras perspectivas de desarrollo a nivel global pese al impacto del coronavirus, según el último estudio de la European Rail Supply Industry Association (UNIFE). De cara a 2025, y bajo un hipotético escenario de recuperación de la pandemia en forma de V, las previsiones apuntan a una tasa de crecimiento del 2,3% entre el periodo de 2017-2019 y 2023-2025, ejercicio en el que el mercado alcanzará un volumen aproximado de 204.000 millones de euros. Se trata de una tendencia que se viene observando en los últimos años, con un incremento del orden del 3,6%, según ha revelado el informe bianual World Rail Market Study. En concreto, los volúmenes de esta industria se han situado en la cifra récord de 177.243 millones de euros en el último ejercicio.

“El mercado del transporte por ferrocarril se ha visto impactado por la pandemia, que temporalmente ha interrumpido el fuerte crecimiento que experimentaba”, ha valorado el presidente y consejero delegado del fabricante Alstom, Henri Poupart-Lafarge. “A pesar de ello, después de un 2020 difícil, confiamos que la suma de varios planes de estimulación, con la creciente demanda de soluciones sostenibles de movilidad, llevará a una sólida recuperación del mercado”.

“El mercado debería estar abierto a todos los proveedores ferroviarios, ya sean domésticos o extranjeros”
Philippe Citroën Director general de UNIFE

A este respecto, los datos indican que el virus provocará este ejercicio un declive del 8% en la industria ferroviaria, entre otros, por el menor mantenimiento y fabricación de componentes debido al descenso de trenes de pasajeros. Sin embargo, y a diferencia de la crisis financiera de 2008, en esta ocasión las mercancías no han experimentado una alteración tan amplia, según el estudio de Unife. De hecho, los volúmenes han descendido entre el 10% y el 20% en los últimos meses, un porcentaje que ya se está recuperando del choque económico experimentado.

UNA PROBABLE RECUPERACIÓN EN FORMA DE V
El estudio proyecta dos futuros escenarios según la evolución de la pandemia, uno con recuperación en V y otra en U. Sin embargo, sus autores consideran como el más probable el de la recuperación más rápida, con un ritmo medio de crecimiento del 2,3%, hasta alcanzar los 204.000 millones de euros en 2025. Este ratio es, no obstante, el más bajo desde que se inició el estudio. “En general, se espera que el Covid-19 se contenga rápido y que la industria se recupere de forma ágil y fuerte y logre los niveles pre-crisis en 2021”, han vaticinado en el estudio.

Al analizar el desarrollo por segmentos, las infraestructuras y el control ferroviario experimentarán el mayor crecimiento por factores como la renovación y la extensión de las vías, particularmente en Europa. Por su parte, los servicios serán los que se verán más afectados por las medidas de confinamiento. Asimismo, en una hipotético escenario de recuperación en forma de U, el crecimiento del sector sería igualmente positivo de cara a 2025.

Por otra parte, cabe destacar que la concienciación medioambiental que programas políticos como el Green Deal promueven es otra razón que favorece la elección de la primera hipótesis, especialmente con el trasvase de mercancías de la carretera al ferrocarril. No obstante, ello dependerá en gran medida de la financiación pública concedida para su desarrollo. Asimismo, el escenario en forma de V incluye la recuperación de los proyectos recientemente cancelados o pospuestos, pese a que suponen solo una pequeña parte del total.

Sin embargo, no todo son aspectos positivos. Entre las grandes amenazas al desarrollo del sector, el análisis de mercado de UNIFE cita las barreras comerciales internacionales, especialmente en lo que concierne a la accesibilidad a los mercados asiáticos. Según la industria ferroviaria, ya se puede observar en la actualidad, pues la cuota de mercado para tecnología ferroviaria accesible para las compañías europeas ha descendido levemente, del 63% al 62%, en los dos últimos años. “Un volumen de 67.100 millones de euros continúa inaccesible para las compañías europeas y esto podría empeorar con la actual recesión económica”, han asegurado en el Rail World Market Study.

El director general de UNIFE, Philippe Citroën, ha emplazado a que el mercado permita acceder “en las mismas condiciones a todos los proveedores ferroviarios, ya sean domésticos o extranjeros”. Por ello, ha justificado que “es crucial un marco de igualdad para sistemas ferroviarios eficientes y pedimos a las instituciones que aseguren que la competencia es justa como forma de prevenir futuros declives en la accesibilidad del mercado”. En este sentido, el informe recuerda que mientras se excluye a las compañías europeas de ciertos mercados, como Corea del Sur o Japón, se da también una expansión de los proveedores ferroviarios no europeos en esta región.

UN SECTOR FAVORECIDO POR LA FABRICACIÓN DE MATERIAL RODANTE
La asociación ha desglosado los 177.200 millones de euros alcanzados a cierre de 2019 por segmentos, siendo las categorías de servicios y material rodante las de más peso. En tercer lugar, se encuentran las infraestructuras, seguido por el control ferroviario, y en último puesto los proyectos llave en mano. Sin embargo, a la hora de analizar qué ámbitos han experimentado un desarrollo más positivo en comparación al informe anterior, el segmento de material rodante es el más remarcable, con un aumento del 6,8%. En concreto, algunas de las variables que más han apoyado a este crecimiento han sido las unidades eléctricas múltiples (EMUs, por sus siglas en inglés) en Europa Occidental. A este, le siguen las soluciones de control ferroviario (4,1%) y las infraestructuras (2,3%), mientras que el incremento de servicios ha sido más moderado (0,9%).

Por otra parte, entre las fuerzas impulsoras de este resultado al alza se encuentra la madurez de los mercados ferroviarios, especialmente porque los operadores invierten de forma constante en la conservación y extensión de sus infraestructuras y flota de material rodante. Además, las actualizaciones y modernizaciones de los sistemas de señalización también favorecen a este mercado en regiones ferroviarias establecidas, mientras que en las emergentes, como Asia-Pacífico y África-Oriente Medio, contribuyen el impulso a sus infraestructuras y sistemas ferroviarios.

La red ferroviaria se ha extendido 23.300 kilómetros y los vehículos han aumentado en 20.000 unidades en los dos últimos años

De hecho, al analizar la distribución del crecimiento, el socio de la consultoría Roland Berger, Andreas Shwilling, ha señalado que “la región de Asia-Pacífico, como China e India, y Europa Occidental han contribuido en mayor medida al positivo desarrollo de todo el mercado, con el 5,3% y el 3,8%, respectivamente”. Sin embargo, entre los países europeos que más han propulsado estos resultados no se encuentra España. En el otro lado de la balanza, se encuentra África-Oriente Medio, que ha sido el único en experimentar un leve declive en el periodo, del 1,2%.

Otro ámbito que ha continuado en su senda de desarrollo ha sido el de los vehículos en operación y la red ferroviaria existente. Según los últimos datos, correspondientes a 2018, la red se ha extendido un total de 23.300 kilómetros, hasta alcanzar los 1.688 millones de kilómetros. En este caso, China ha sido el protagonista, con 14.000 kilómetros de vías nuevas. Además, el número de vehículos ha aumentado en 20.000 unidades, teniendo en cuenta tanto los vagones de pasajeros como los de mercancías. En cuanto a estos últimos, se han contabilizado hasta 5.130 millones de unidades en 2019. El estudio cubre el desarrollo de mercado de 65 países, que de forma conjunta representan más del 98% del mercado ferroviario global.