24 de octubre de 2020 | Actualizado 9:25

Girona pone a prueba un servicio de paquetería inteligente y de cero emisiones

Las ocho taquillas inteligentes instaladas permitirán reducir el 22% de furgonetas en la ciudad y 1,3 toneladas de CO2 al mes
De izquierda a derecha: Jordi Puigneró (Generalitat de Catalunya) y Marta Madrenas (Ayuntamiento de Girona) | Generalitat de Catalunya

La ciudad de Girona acoge una prueba piloto de paquetería inteligente y de cero emisiones hasta 2021, mediante la instalación de buzones inteligentes en la vía pública para la distribución de paquetes con vehículos eléctricos. Se trata de un proyecto pionero en Catalunya liderado por SmartCatalonia, del departamento de Polítiques Digitals i Administració Pública de la Generalitat de Catalunya. De esta forma, el tramado urbano se ha equipado con ocho taquillas de este tipo o ‘smart points’, en las que empresas, establecimientos y ciudadanía pueden dejar y recoger sus envíos cuando quieran.

Entre los beneficios del sistema, se encuentra la reducción de furgonetas que circulan por dentro de la ciudad y, por lo tanto, de la contaminación. Según las previsiones de la empresa responsable de la operativa, Smart Point Girona, se reducirá el 22% las furgonetas de mensajería en el municipio al mes, lo que comportará una reducción de 1,3 toneladas de CO2. Asimismo, otra ventaja pasa por la ayuda al comercio local, pues las taquillas fomentarán el comercio electrónico. Además, el sistema permite una entrega de paquetes sin interacción entre personas, minimizando el riesgo de contagio por coronavirus.

Un vehículo eléctrico se encargará de distribuir los paquetes entre las taquillas repartidas por la ciudad

En cuanto al funcionamiento para enviar los paquetes, los buzones pueden abrirse a través de una web y mediante el registro del usuario. Al depositar el paquete, se debe indicar el número de teléfono del destinatario y Smart Point Girona se pondrá en contacto con él para acordar el lugar y hora de recogida. De esta forma, un vehículo eléctrico se encargará de distribuir los paquetes entre las taquillas, en un servicio que de momento es gratuito.

“Girona es un ejemplo de ciudad que apuesta por la tecnología como palanca de transformación de la gobernanza municipal para hacer ciudades más verdes, eficientes, emprendedoras y democráticas”, ha valorado el consejero de Polítiques Digitals i Administració Pública, Jordi Puigneró. Por su parte, la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, ha añadido que “es clave que la Administración ofrezca herramientas alienadas con la eficacia del comercio local, que mejoren la seguridad de las personas en las condiciones actuales”.