28 de enero de 2021 | Actualizado 16:38

La recuperación de la logística del automóvil en España se aleja más allá de 2023

La actividad logística ligada a la automoción cerrará 2020 con una contracción del 25,36%, según la consultora Transport Intelligence
Seat

La logística del automóvil en España se contraerá el 25,36% este año, según las previsiones de la consultora británica Transport Intelligence (Ti). Con un valor de mercado de 1.788 millones de euros en 2019, se prevé que esta cifra caiga a 1.334 millones en 2020. Se trata de una situación que, aunque mejorará previsiblemente de cara a 2023, seguirá sin alcanzar las cifras pre-pandemia. De esta forma, la consultora ha estimado que en 2023 este segmento logístico cierre con el 3,06% menos que en 2019, hasta alcanzar los 1.530 millones de euros.

La caída será generalizada tanto en el ámbito de los componentes y recambios como en el de la producción y vehículos finalizados. Sin embargo, estos dos últimos segmentos serán los más afectados este año, del orden del -27%, con 890 millones de euros en el caso de la producción y 182 millones en el de los vehículos finalizados. Según el análisis de Transport Intelligence, seguirán en negativo dentro de tres años respecto a los niveles de 2019, con una bajada del 3,68% en el primer caso y del 2,28% en el segundo. Por su parte, en el ámbito de las piezas de recambio, la previsión de caída para 2020 es del 14,5% interanual, con 262 millones de euros, en un mercado que los últimos años cerró siempre en positivo. En cuanto a las estimaciones de cara a 2023, la consultora augura una caída del 1,3% respecto a 2019.

Estos datos para el mercado español se sitúan por debajo de la media europea, en el que Ti ha augurado una caída del 22,8% en el mercado logístico de la automoción para 2020, con 12.645 millones de euros. En ambos casos, el sector proviene de un 2019 débil que ya mostraba síntomas de declive, han reconocido desde la consultora. Por ejemplo, a nivel europeo los dos primeros meses de este año, Antes de que el coronavirus azotase, se registraron descensos del 7,5% en enero y del 7,4% en febrero. “La caída en el registro de vehículos se debió a un combinación de factores, incluyendo cambios impositivos en algunos Estados de la Unión Europea”, han explicado desde Ti. “En 2020, la tasa de crecimiento de la producción y de las ventas ha caído de forma dramática”.

EL PRECIO DE LA SOSTENIBILIDAD Y LA AUTOMATIZACIÓN
La consultora ha detallado, a su vez, que a nivel global esta industria se contraerá el 20,4% este año, de forma que cerrará a la baja por tercer año consecutivo. “El sector se encuentra inmerso en una profunda crisis y las compañías logísticas especializadas que le dan servicio también han tenido que afrontar un año difícil”. Asimismo, la pandemia ha diezmado la capacidad de los fabricantes para producir coches y ha reducido el poder adquisitivo de los consumidores “por la recesión mundial más profunda registrada desde hace generaciones”. Ante este escenario, la consultora ha vaticinado que todos los sectores del mercado y regiones se verán “profundamente afectados”.

“El sector de la automoción ya afrontaba turbulencias por la caída de la demanda, la ralentización económica, la guerra comercial entre Estados Unidos y China y las incertidumbres del Brexit, entre otras cuestiones”, ha valorado el analista de Ti Gunjan Thukral. “Este año, con el impacto de la Covid-19 en el mix, el sector se dirige hacia a una pendiente que llevará a una larga recuperación”. Asimismo, ha señalado que, aunque los fabricantes de automóviles han retomado la producción, “reconstruir capacidad y acelerar la producción es otro de los retos que afronta el sector”.

La consultora ha constatado que, en los últimos 20 años, los fabricantes han invertido intensamente en el desarrollo de motores de combustión interna. En este sentido, ha recalcado que el cambio hacia la electrificación no incluye solo reemplazar el motor, sino que “es un cambio fundamental en la tecnología que sugiere un cambio casi completo en la naturaleza de la supply chain”. Por otra parte, también ha subrayado que la actual situación se ve propiciada por la introducción de nuevas tecnologías como la conducción autónoma. “En algunos aspectos, el cambio tecnológico es más profundo que el de la propulsión eléctrica”.

El sector ya afrontaba dificultades por la caída de la demanda y la ralentización económica

El nivel de incertidumbre que suma todas las variables provoca, así, el impacto en los proveedores de logística involucrados en la producción de vehículos y ventas de los mismos. Asimismo, al analizar el mix geográfico, Transport Intelligence ha destacado las diferencias entre el mercado hoy en día y hace una década, en el que la industria automovilística se repartía entre Estados Unidos, Europa y Japón. En cambio, ahora se ha vuelto más “complejo”, con la entrada de nuevos países como China, que se ha posicionado como el mercado más grande en unidades vendidas o la aparición de nuevos mercados como el indio.