18 de abril de 2021 | Actualizado 9:43

Renfe, Ineco y Deutsche Bahn entran en el proyecto del Tren Maya de México

El contrato adjudicado refuerza el proceso de internacionalización como uno de los pilares básicos del Plan Estratégico de Renfe
Tren del Sureste de México que recorre la vía existente, conectando la península de Yucatán con Coatzacoalcos (Veracruz) | ONU-Habitat

El consorcio integrado por las empresas públicas españolas Renfe e Ineco y la alemana Deutsche Bahn Engineering & Consulting se han adjudicado el contrato para dar servicio durante tres años al proyecto del Tren Maya en México. Esta actuación del Gobierno mexicano para el transporte de viajeros y mercancías, conectará las principales regiones de la Península de Yucatán: Campeche, Chiapas, Tabasco, Quintana Roo y Yucatán, ha apuntado el ministerio español de Transportes.

El contrato tiene una duración de tres años y un importe de 13,5 millones de euros

El consorcio adjudicatario será el “operador sombra” de la entidad contratante, Fonatur (Fondo Nacional de Fomento al Turismo de México) en la implementación del proyecto, prestando apoyo durante el periodo de construcción y responsabilizándose de la definición de los requisitos de la operación y las labores de mantenimiento. Además, ha subrayado el Ejecutivo español, este consorcio supervisará la fabricación, entrega y puesta en marcha del material rodante y de todos los sistemas hasta el periodo de pruebas del servicio comercial. El importe del contrato asciende a 13,5 millones de euros.

El coste total del proyecto para el recorrido de 1.550 kilómetros aproximadamente será de alrededor de 6.500 millones de euros. El compromiso de Fonatur es disponer del primer tramo del proyecto para el año 2023. Con esta actuación, “Ineco y Renfe entran a formar parte de las empresas con servicios conocidos como operador en la sombra y se posicionan de cara a otras oportunidades similares como la operación del tren de alta velocidad de California o el operador sombra de Rail Báltica”, han recordado desde el ministerio español de Transportes. Esta adjudicación está en línea con uno de los objetivos principales de Renfe, como es la entrada en nuevos mercados para seguir avanzando en su proceso de internacionalización.