6 de mayo de 2021 | Actualizado 21:18
DHL Motorsport/Circuit Ricardo Tormo

El zumbido de los nuevos coches de carreras llega a España

La Fórmula E, hermana eléctrica de la F-1, desembarca en el circuito de Cheste (Valencia) tras una intensa labor logística

Seguro que a la mayoría le suenan los nombres de Emmerson Fitipaldi, Jim Clarke, Nicky Lauda, Ayrton Senna o, más recientemente, Fernando Alonso o Lewis Hamilton. La Fórmula 1 cuenta con una larga historia en la que ha dado, especialmente en los últimos años, pasos para conjugar espectáculo y sostenibilidad. Sin embargo, una reunión entre el empresario español Alejandro Agag y el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Jean Todt, en un restaurante de París en la noche del 3 de marzo de 2011, sentó las bases de la Fórmula E, el campeonato del mundo de monoplazas totalmente eléctricos. Este sueño, compartido por ambos y bosquejado en el reverso de una servilleta en la capital francesa, es ya una realidad y antes de la pasada temporada, se ganó el estatus de campeonato mundial. Por primera vez, este evento que cada día gana más adeptos y mayor relevancia, ha llegado a España con dos carreras que se celebran este fin de semana en el circuito de Cheste (Valencia).

Acordió

Algunos de los principales hitos de la Fórmula E

DHL se incorpora como socio fundador de la Fórmula E
La Fórmula E despega hacia Beijing (China)
Primer gran premio de la historia de la Fórmula E
El Gran Premio de Londres cierra la primera temporada de la nueva competición
El Gran Premio de Nueva York se convierte en el primer evento de la Fórmula E neutro en carbono
La Fórmula E debuta en Oriente Medio
Se estrena en España con un gran premio en el circuito de Cheste (Valencia)

La misión de la Fórmula E es lograr un mundo mejor y más limpio a través de carreras en las ciudades más emblemáticas del mundo para mostrar lo que la movilidad sostenible es capaz de hacer y así llevar a los vehículos eléctricos al primer plano. Los monoplazas que compiten en la Fórmula E no rugen como los de la F-1, pero tienen una velocidad máxima de 280 kilómetros por hora y una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 2,8 segundos. El peso mínimo de cada uno de los monoplazas, incluyendo al conductor, es de 900 kilogramos, que incluyen los 385 kilogramos de las baterías de litio-ion. El debut de la competición tuvo lugar en los campos del parque olímpico de Pekín en 2014 y, desde entonces, la Fórmula E se ha convertido en una marca internacional de entretenimiento con el automovilismo como pieza central. En aquellas primeras temporadas, los pilotos debían cambiar de monoplaza durante la carrera en una parada en boxes por la falta de autonomía de las baterías, pero las mejoras en este sentido ya permiten acabar un gran premio sin cambiar de vehículo. En la actualidad, 12 equipos y 24 pilotos compiten en unas pruebas en las que es tan importante ser rápido como cuidar el consumo energético para finalizar las carreras. Pero, ¿cómo se afronta la logística de esta competición tan singular?

Las más de 500 toneladas de material para el gran premio son transportadas en 400 unidades de carga

El gigante alemán DHL es el encargado de mover las más de 500 toneladas de carga que son necesarias para cada carrera en 400 unidades específicas para este transporte. En ellas, se incluye el equipamiento de los equipos, los 24 monoplazas, los elementos técnicos de la Fórmula E, el material para la acreditación, las baterías, las unidades de carga y los equipos para la retransmisión de cada uno de los grandes premios. La responsable de DHL Motorsports, Manuela Gianni, ha destacado que cuentan “con contenedores específicamente diseñados y cajas de carga para mover las mercancías que pueden ser usadas fácilmente en diferentes modos de transporte, bien sea carga aérea, marítima o en camiones”. DHL tiene un equipo de profesionales dedicado a la Fórmula E, “que se compone de entre 10 y 12 personas en el lugar y otras cuatro personas de apoyo en la oficina”.

La multimodalidad es la fórmula elegida. En este sentido, Gianni ha destacado “que maximiza la eficiencia y reduce la huella de carbono”. “Cada carrera es única por causa de los tiempos y las rutas, pero aún así, siempre encontramos soluciones ‘carbon friendly’ específicamente diseñadas para cada evento, a través del uso de combustibles HVO (Hydrotreated Vegetable Oil) para los camiones o combustibles verdes en nuestros embarques marítimos”, ha añadido. En el caso del Gran Premio de Valencia, el transporte del material desde la anterior prueba, celebrada en Roma, DHL “cargó las mercancías en megatrailers con una especial atención a su impacto medioambiental, usando los mencionados HVO, que son una fuente de energía más limpia”, ha apuntado Manuela Gianni. “Para limitar el impacto, también hemos usado, cuando las limitaciones de tiempo y la naturaleza de la carga lo ha permitido, un ferry desde Civitavecchia al puerto de Barcelona”.

LA GRADA ‘GO GREEN’ EN VALENCIA
Como parte de su compromiso con la sostenibilidad, el gran premio de Fórmula E de Valencia cuenta con una grada ‘Go Green’ impulsada por DHL en el circuito de Cheste, con 400 olivos que sustituyen al público, que no puede asistir al evento por las restricciones impuestas con motivo de la pandemia del coronavirus. Una vez finalizada la competición, los olivos serán plantados en Valencia, 350 de ellos en el propio circuito y los 50 restantes en una zona aún por determinar, a lo largo del mes de mayo. Este Gran Premio de Valencia cuenta con la particularidad de que es el primero de la categoría que se celebra en un circuito permanente, ya que en el resto de los casos se ha disputado en circuitos urbanos.

La principal dificultad logística es el transporte de baterías de ion litio, “ya que están clasificadas como mercancías peligrosas y debemos manejarlas con mucho cuidado”, ha reconocido Manuela Gianni, “con las reglas impuestas y cambiadas muy frecuentemente por los departamentos de Industria de los gobiernos”. “Sin embargo”, ha añadido, “tenemos un centro especializado que nos da soporte para reaccionar a estos cambios en el tiempo adecuado”. Normalmente, la preparación de la logística para cada carrera empieza aproximadamente tres meses antes de la misma.

La preparación de la logística empieza tres meses antes de la celebración de cada gran premio

En este sentido, la responsable de DHL Motorsports ha subrayado que 2020 y 2021 “han sido extremadamente desafiantes, todos los participantes se han tenido que adaptar a una situación sin precedentes”. “El plan que normalmente hacemos para una temporada para que todo funcione perfectamente no fue viable y tuvimos que operar en base a reaccionar a una situación cambiante constantemente y sin certidumbres”, ha explicado. Al mismo tiempo, “continuamos preparando diferentes planes para adaptarnos a los nuevos desafíos y estar tan preparados como pudiéramos y eso, definitivamente, funcionó”. Una demanda particular que se tomó extremamente en serio DHL “fue mantener a todo el mundo tan a salvo y protegido como fuera posible, y por ello la Fórmula E creó unos nuevos protocolos y guías de actuación en un tiempo récord, y no podemos agradecer más que nos expusieran una solución tan asombrosa a este respecto”.

El campeonato viajará a Mónaco, México, Nueva York y Berlín tras la cita de Valencia

La red multimodal de DHL se encargará del reto de la logística en los más de 64.000 kilómetros en total que recorrerá el campeonato del mundo de Fórmula E. Tras su paso por Valencia, la competición hará escala en Mónaco, Nueva York, México y Berlín. “El aspecto principal que conecta esta competición con nuestra compañía”, ha destacado el director de Marketing y Ventas de DHL Express Iberia, Nicolás Mouze, “es la visión compartida de crear un futuro más sostenible y, por ello, hemos formado parte de la Fórmula E desde su creación”. “La Fórmula E”, ha continuado, “ofrece todo el entretenimiento de los deportes de motor, y es un embajador destacado del mensaje de sostenibilidad”.