18 de julio de 2024 | Actualizado 18:22

La empresa de alimentación Puratos estrena un nuevo almacén automatizado en Girona

El activo, en el que ha invertido 10 millones de euros, permitirá a la multinacional almacenar y producir sus mercancías para 20.000 clientes
Nuevo almacén de Puratos en Sils (Girona) | Puratos

La multinacional belga especializada en materias primas de panadería, pastelería y chocolate Puratos ha inaugurado un nuevo almacén vertical automatizado en su sede central de Sils (Girona). La instalación cuenta con capacidad para hasta 10.000 palets y, “además de la optimización del espacio que su logística vertical supone, permite trazar al completo las 95.000 toneladas que produce y almacena al año, así como aumentar la productividad de almacenaje y reducir los errores humanos”, ha señalado la compañía. En este sentido, Puratos ha contado con los servicios de la especialista en soluciones de almacenaje Mecalux para el desarrollo del almacén automatizado.

“Almacenar y gestionar los productos para nuestros 20.000 clientes actuales es todo un reto”, ha valorado el director general de Puratos España, Jorge Grande. “A esto, además, debemos sumarles todos aquellos productos que producimos desde España y que exportamos a otras compañías del grupo”. En relación a ello, el directivo ha asegurado que “encontrar soluciones de optimización de espacio y aumento de la productividad de almacenaje era una prioridad para nosotros, para seguir creciendo y ofreciendo a nuestros clientes las mejores soluciones, tanto de producto como de rapidez en los pedidos”.

“El nuevo almacén es capaz de localizar los productos, transportarlos internamente y preparar las mercancías de salida”, han explicado desde Puratos. Asimismo, su sistema informático permite controlar y gestionar los productos, desde las rotaciones hasta las caducidades y maduraciones de las referencias almacenadas. La habilitación del almacén ha supuesto una inversión de 10 millones de euros, con el objetivo de mejorar el servicio a los clientes, reducir los posibles errores de almacenaje derivados de la acción humana, agilizar procesos internos y aumentar la productividad, tanto a nivel de almacenaje como de distribución.