1 de diciembre de 2021 | Actualizado 19:33

Las ingenierías logran la primera victoria legal contra las subastas electrónicas de Aena

La patronal Tecniberia advierte de nuevas impugnaciones al mantener Aena la adjudicación por precio a pesar de haber eliminado las subastas
Aeropuerto de Lanzarote | Aena

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) ha dado la razón a la patronal de las ingenierías Tecniberia en el recurso interpuesto contra un concurso de Aena en el que la adjudicación se decidía por subasta entre las empresas cuyas ofertas superaran un umbral de solvencia técnica. El concurso es el de la asistencia técnica para la redacción de proyecto y para el control y vigilancia de las obras para actuaciones descentralizadas en aeropuertos de Aena en las zonas este y sur. La patronal de las ingenierías ha subrayado que este resultado “se ha conseguido después de muchos años de esfuerzo del sector por transmitir a las administraciones las malas consecuencias de contratar a la ingeniería fundamentalmente por precio”.

Tecniberia ha subrayado que, en su resolución, “el tribunal es contundente ratificando lo que la propia ley manifiesta de forma explicita”. En concreto, la patronal ha señalado que la ley afirma “que los servicios de ingeniería y arquitectura son, a los efectos de las leyes de contratación pública, servicios de carácter intelectual que, como tales, no pueden ser adjudicados por subasta”. En este sentido, las ingenierías han señalado que, si bien Aena “ya ha eliminado de sus pliegos la subasta electrónica, sigue manteniendo la adjudicación a la oferta más barata”. Tecniberia ha afirmado que ha solicitado al gestor aeroportuario “que dé mayor peso a los criterios técnicos y de calidad que al precio a la hora de contratar”. Sin embargo, ha subrayado que aún “mantiene la adjudicación 100% por precio en sus pliegos, lo que va a obligar al sector a seguir impugnando otros concursos”.

La organización ha recordado que el sector “lleva muchos años trasladando a las administraciones que los teóricos ahorros en los servicios de ingeniería y arquitectura, que se consiguen con unos pliegos que obligan a ofrecer precios que imposibilitan la ingeniería de excelencia si quieren contratar, se terminan pagando multiplicados por 10 o por 100 a través de las incidencias que posteriormente provocan”. En este sentido, Tecniberia ha apuntado que las ingenierías “llevan muchos años suministrando servicios por debajo de su coste y son muchas las empresas que han desaparecido y muchas las que están al límite de hacerlo”. Asimismo, ha lamentado que la mayoría de las empresas “no pueden asumir el empleo fijo, no pueden dedicar el tiempo que requiere la excelencia en sus servicios y no digamos ya formación, sostenibilidad o innovación”.