8 de agosto de 2022 | Actualizado 16:51
BRANDED CONTENT

La inteligencia de datos dará forma a la movilidad del futuro

Branded Content:

Heike de la Horra

Director regional de Webfleet (Bridgestone Mobility Solutions)

La inteligencia de datos dará forma a la movilidad del futuro

El sector del transporte es un elemento vital para la economía europea. Proporciona empleo directo a 10 millones de personas, representa el 5 % del Producto Interior Bruto de toda la UE y es un paso insustituible de la cadena de suministro en una industria próspera.

Según la Comisión Europea, “la calidad de los servicios de transporte tiene un impacto importante en la calidad de vida de las personas”. Si bien todo esto sugiere que se trata de un sector con un futuro optimista, también cuenta con grandes desafíos con los que lidiar, tales como el cumplimiento normativo, la seguridad vial y las fluctuaciones del precio del combustible.

¿Qué nos depararán los próximos diez años?

Los retos son variados y las posibilidades muchas. En la actualidad, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, y para 2030 se prevé que esta cifra aumente al 60%.

Además, hasta el 30% de la congestión y las emisiones de CO2 actuales proceden de los camiones urbanos, y se espera que el impacto del comercio electrónico no haga más que aumentar. Es obvio que esta rápida urbanización y la creciente demanda de movilidad provocarán una congestión del tráfico insostenible, un aumento de los costes de entrega y unos niveles inaceptables de contaminación atmosférica.

El mundo debe actuar y las innovaciones en materia de movilidad deben estar en el centro para superar estos retos

Por tanto, el mundo debe actuar, y las innovaciones en materia de movilidad deben estar en el centro para superar estos retos.

Podemos esperar que en los próximos 10 años ocurran más cosas que en los cien años anteriores. A veces los cambios se hacen realidad más lentamente que sus predicciones (como, por ejemplo, la conducción autónoma), pero cuando llegan su impacto es mayor y más rápido de lo que se esperaba. Y el impacto en la industria del automóvil es enorme.

Una movilidad conectada, autónoma, compartida, eléctrica… y basada en datos

Todos hemos oído que la nueva era de la movilidad será conectada, autónoma, compartida y eléctrica. Esto describe muy bien la dirección que tomará nuestro viaje a medida que la tecnología y las tendencias de comportamiento social prometen abordar los retos fundamentales de la movilidad.

Pero nada de esto será posible sin los datos. Son los datos los que permitirán cambiar el modelo actual de propiedad de los vehículos y permitir que se compartan.

Las plataformas telemáticas como Webfleet desempeñarán un papel fundamental a la hora de ayudar a las flotas no sólo a descarbonizarse, sino a afrontar los nuevos retos de este nuevo entorno de movilidad 3.0.

Las necesidades fundamentales de las flotas no cambian: mejorar su eficiencia operativa y el servicio al cliente, reducir su coste total de propiedad, seguir cumpliendo la nueva normativa de transporte y elevar el nivel de seguridad de los conductores.

Pero el contexto será diferente. Surgirán nuevos modelos de negocio basados en la movilidad, en los usos de los servicios, veremos vehículos técnicamente más avanzados, una creciente automatización, la escalada del Internet de las cosas y las comunicaciones entre vehículos.

La inteligencia de datos será la clave para que las empresas tomen las decisiones correctas

La inteligencia de datos será la clave para que las empresas tomen las decisiones correctas en el momento adecuado, ya sean conectadas, eléctricas, autónomas o incluso compartidas.

Y así, a medida que el mundo de la movilidad cambia, la telemática y la tecnología de gestión de flotas cambiarán con él.