21 de mayo de 2024 | Actualizado 19:16

La industria española del juguete vive una campaña navideña marcada por la atonía

El sector espera un crecimiento muy moderado, por debajo del 1% teniendo en cuenta que las exportaciones puedan descender entre el 2 y 3%
Alcampo / Juguettos / Freepik

Los fabricantes de juguetes han afrontado la campaña de Navidad con optimismo, porque se esperaba una evolución más negativa. En todo caso, los datos de crecimiento son inferiores a los de años anteriores, según el director de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), José Antonio Pastor. En 2022, la facturación del sector alcanzó los 1.699 millones de euros, el 0,40% más que en 2021.  “La previsión es que este año se mantengan estas cifras, teniendo en cuenta que las exportaciones puedan descender entre el 2 y 3%”. Aunque alerta de que el fuerte reajuste de los niveles de inventario puede llegar a provocar una ligera bajada en la facturación en esta campaña entorno al -1/-2%. “Nuestra previsión para el cierre del año del mercado español es de un crecimiento muy moderado, por debajo del 1%, con el consumidor demorando las compras hasta el último momento”, manifiesta el director general de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes.

“Nuestra previsión para el cierre del año es de un crecimiento por debajo del 1%”
José Antonio Pastor Director general de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes

Sin embargo, desde la cadena de hipermercados Alcampo señalan que ven una campaña muy normalizada: “Los precios están estables, no hay problemas de suministro y estamos lejos de la situación de la pandemia, estimamos que incrementaremos resultados en torno al 5% en línea con toda la campaña de Navidad”. Por su parte, el retailer Juguettos prevé un crecimiento razonable debido “al esfuerzo estratégico realizado esta campaña, a pesar de la incertidumbre económica y gracias a la confianza que los clientes depositan todos los días en nuestra marca”. Además, destacan que “la tarta se hace más pequeña, pero nuestra obsesión por satisfacer a nuestros clientes tanto en sus necesidades como en sus expectativas nos hace llevarnos un trozo mayor”.

En cualquier caso, la campaña de Navidad es clave para cerrar el año en positivo, teniendo en cuenta que, el periodo octubre-diciembre representa el 60% de las ventas del total año, siendo el país con mayor estacionalidad de nuestro entorno europeo, casi 20 puntos más que Alemania o 12 más que Italia. “El mes de diciembre alcanza el 43% del año, y las últimas tres semanas entre el 25 y el 30% del total”, explican desde la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes. En este sentido, la directora general de Old Teddys Company, fabricante especializado en juegos de mesa, Georgina Alabern, asegura que han incrementado el 33% sus recursos logísticos para afrontar la campaña. Desde Alcampo calculan una incorporación de 900 personas a su la plantilla.

Juguettos ha tenido que mejorar su cadena de suministro para absorber la inflación en sus costes

Por otro lado, la directora general de Old Teddys Company añade que, además, han detectado que el ticket medio del consumidor ha bajado mucho: “Las tiendas compran más productos de ticket medio 20€, cuando antes por Navidades era 30 de euros”. En esta línea ,también trabaja Alcampo quien asegura haber visto un cambio de tendencia en el consumidor apostando por productos de menor precio o marcas blancas. “Mantenemos y reforzamos nuestra política de ser los más baratos y apostamos con fuerza por nuestra marca propia”, explican. Respecto al canal online, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes consideran que tuvo su despegue durante los confinamientos, pero tras su ajuste en 2022, se ha estabilizado en torno al 30% de la cuota. En este sentido, desde Juguettos prevén un mayor crecimiento del canal offline “por el esfuerzo estratégico y de todas y cada una de nuestras tiendas para atender las necesidades de nuestros clientes”, aunque manejan un crecimiento de dos dígitos en la venta online.

En este contexto, desde los fabricantes de juguetes recuerdan que, tras unos años de pandemia, un colapso en la cadena de suministros, el aumento de todos los costes desde el transporte, las materias primas, hasta el energético, y un 2022 en el que se respondió con un sobreaprovisionamiento, en 2023 se impone la regularización tanto en la producción como en la distribución. José Antonio Pastor destaca que, tras el colapso de la cadena de suministros en 2021, se retrasaron muchas ordenes, que acabaron entrando en 2022, y ante el temor de que volviera a suceder, se adelantaron todo lo posible las operaciones, por lo que al finalizar 2022 quedó el inventario en niveles demasiado altos, que se han tenido que ajustar en 2023. “De hecho, las importaciones, por ejemplo, crecieron el 22% en 2022, y hasta septiembre de 2023 descienden el 15%”. Desde Juguettos sostienen que han tenido que mejorar su cadena de suministro, “para absorber todo lo posible la inflación en nuestros costes, y para mejorar y optimizar la gestión de stocks pudiendo tener los productos que los clientes nos demandan”. 

Los mercados europeos, los principales clientes del juguete español, registran descensos de consumo

Por su parte, las exportaciones, que suponen más de un tercio de la facturación, alcanzaron en 2022 los 715,47 millones de euros (+1,77%). “Los mercados europeos, nuestros principales clientes, registran descensos de consumo generalizados que se dejan ver ya en nuestras exportaciones de los meses de julio, agosto y septiembre, dejando el acumulado a septiembre de 2023 con un ligero crecimiento del 0,16% (458 millones de euros)”, explican desde la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes. En esta línea, apuntan que, de seguir esta tendencia en los últimos tres meses del año, más del 50% de las exportaciones anuales, acabarán el año en negativo. Respecto a las importaciones que en 2022 registraron un aumento del 22%, se regularizan en 2023 y ya muestran una caída del 15,54% hasta septiembre.