26 de octubre de 2020 | Actualizado 13:51

Baleària reduce el 36% las emisiones de CO2 en la ruta Ibiza-Formentera

La compañía incorporó cuatro eco fast ferries en esta ruta hace un año, que también reducen la contaminación acústica
Los eco fast ferries sustituyen a los Maverick, que hacían esta ruta hasta hace un año | Baleària

Los cuatro fast ferries que Baleària ha incorporado en la ruta entre Ibiza y Formentera han conseguido reducir el 36% las emisiones de dióxido de carbono (CO2) por milla en comparación con los Maverick que realizaban anteriormente la travesía. Además, también han facilitado una reducción prácticamente total de la contaminación acústica, han asegurado desde la naviera.

Estos cuatro fast ferries, el 'Eco Aqua', el 'Eco Lux', el 'Eco Terra' y el 'Eco Aire', fueron incorporados en la línea entre finales del año 2017 y la primera mitad de 2018, y han permitido que la compañía “dé un salto cualitativo en los servicios de transporte entre las Pitiusas, compatibilizando fiabilidad, comodidad y velocidad con respeto al medio ambiente, en la apuesta de Baleària por la sostenibilidad”, según la naviera. Además, los pasajeros han valorado con un 9 a los cuatro ‘Ecos’, la mejor nota que ha recibido hasta el momento un barco de Baleària, según las encuestas que lleva a cabo la empresa externa Investratègia.

La serie eco, con capacidad para 350 pasajeros, cuenta con innovaciones como los motores de última generación de 1.450 CV, que minimizan las emisiones de gases contaminantes, o 24 placas fotovoltaicas de 360 W, que suministran la energía para los servicios a bordo. Además, según explica la naviera, cuentan con una proa tipo 'wave-piercing', dotada de túneles de desalojo de agua laterales, que facilitan la navegación en condiciones de mar adversas, asegurando el confort de los pasajeros.

Con el mismo objetivo de trabajar por la sostenibilidad del medio ambiente, Baleària se adhirió recientemente a la plataforma europea Lean&Green para la reducción de emisiones a principios de este mes de marzo, convirtiéndose así en la primera naviera española en adherirse a esta plataforma.