28 de noviembre de 2020 | Actualizado 18:46

Los navieros europeos piden ayuda a bancos y gobiernos para sobrevivir al Covid-19

“Consideramos que esta crisis sin precedentes requiere de reacciones sin precedentes”, ha concluido la asociación europea que agrupa a las navieras
Hapag-Lloyd

El presidente de la asociación de navieros europeos (ECSA), Claes Berglund, ha advertido que el shipping europeo ha alcanzado un punto de ruptura. “A simple vista, el comercio sigue fluyendo, pero, bajo la superficie, nuestras tripulaciones deben afrontar retos enormes”. Ante esta situación, ECSA ha señalado la necesidad de mantener abierta la financiación para que las navieras puedan lidiar con sus problemas de liquidez inmediatos, refinancien sus préstamos y se suspendan los intereses y cuotas, entre otros. A este respecto, Berglund ha puntualizado que, sin la intervención de bancos y autoridades públicas, “muchas compañías no sobrevivirán a la crisis y la cuota europea en el shipping global se hundirá”.

Los navieros han recordado que el segmento de transporte de pasajeros es el más perjudicado: “Siempre ha servido a los europeos que viven en islas o regiones costeras y, para ellos, es su modo de transporte diario para trabajar, vivir y comerciar”. En este sentido, Berglund ha señalado que “muchas de nuestras compañías han reducido su tamaño para sostener su negocio” y que “estos servicios esenciales desaparecerán si no se hace nada para salvarlos”.

ECSA pide a las instituciones europeas adoptar un plan de rescate y recuperación para el sector marítimo

“Consideramos que esta crisis sin precedentes requiere de reacciones sin precedentes”, ha afirmado ECSA. “Para asegurar la supervivencia de la estratégica industria marítima europea, se requerirán acciones más concretas. Por ello, pedimos a las instituciones europeas adoptar con rapidez un plan de rescate y recuperación para el sector marítimo”.

COMPROMISOS DEL GREEN DEAL
Berglund también ha puntualizado que “no se debería permitir que el Green Deal falle porque la industria no pueda contribuir a él todo lo deseable, debido a las actuales dificultades que estamos experimentando”. En este sentido, ECSA ha manifestado que, “al juzgar la situación actual, no será realista asumir que la industria pueda contribuir con su parte, a pesar de su completo compromiso con la causa, sin asegurar antes que las compañías se recuperen”. Por ello, Berglund ha concluido que “mantener el plazo sin considerar la salud de nuestra economía dejará atrás a miles de compañías y trabajadores”.