27 de octubre de 2021 | Actualizado 13:48

BEST lanza un servicio de reconocimiento físico de mercancías en su terminal

Los clientes ahorrarán tiempo al evitar el desplazamiento de su personal hasta la terminal, además de evitar riesgos por la pandemia
BEST

La terminal de contenedores del puerto de Barcelona BEST (Hutchison Ports) ofrecerá a sus clientes un nuevo servicio de reconocimiento físico de las mercancías en las inspecciones que lleva a cabo dentro de sus instalaciones. Se trata de una iniciativa de la compañía en el nuevo marco del Código Aduanero de la Unión Europea (CAU). “Al tener condición de Operador Económico Autorizado (OEA) y de representante aduanero, estamos capacitados para prestar este servicio de manera eficiente y segura”, han manifestado desde la terminal. “Para ello, contamos con personal cualificado y especializado que estará presente en las inspecciones realizadas por la Aduana”.

El servicio permitirá a los clientes beneficiarse de “importantes ahorros en recursos y tiempo”, según han asegurado desde BEST, al no tener que desplazar a su personal hasta la terminal. Asimismo, les permitirá ganar en eficiencia y agilidad, ya que permite obtener información en tiempo real sobre las inspecciones realizadas. “Dada la situación actual del mercado por la pandemia de la Covid-19, el hecho de ofrecer servicios de reconocimiento físico de mercancías se traduce en mayor seguridad para todos, al evitar desplazamientos y aglomeraciones de personas en el lugar de inspección”, han recordado desde la filial de Hutchison Ports. De esta forma, se minimiza consecuentemente el riesgos de contagio, han añadido.

El nuevo servicio permitirá, a su vez, que no sea necesario tomar medidas adicionales como citas previas para la asistencia de los representantes aduaneros a las inspecciones. En relación a ello, la terminal del puerto de Barcelona se acreditó como OEA y almacén de depósito temporal (ADT) a mediados de 2020. Desde entonces, la terminal del puerto de Barcelona ha adoptado un nuevo papel activo en el control aduanero, que, según ha asegurado, redundará en una mayor seguridad para la comunidad logística y para los actores que participen en el comercio internacional.