21 de abril de 2021 | Actualizado 15:22

Reino Unido pospone los nuevos controles fitosanitarios del Brexit al 2022

El Ejecutivo de Boris Johnson ha retrasado seis meses la introducción de los nuevos procesos completos de control fronterizo
Muchos controles se han digitalizado para ganar fluidez en el Brexit | Eurotunnel (Getlink)

La decisión del Gobierno británico de posponer la entrada en vigor de nuevos controles sanitarios ha disipado el temor de las empresas al colapso de las fronteras en Reino Unido. El Ejecutivo de Boris Johnson ha retrasado al 1 de enero de 2022, seis meses después de los planeado inicialmente, la introducción de los nuevos procesos completos de control fronterizo, entre ellos los fitosanitarios. El motivo esgrimido no ha sido el previsible caos que advertían importadores y exportadores, transitarios, empresas de transporte y cargadores, sino que Reino Unido ha justificado la decisión en que ahora es tiempo de que las compañías “puedan centrarse en su recuperación” de la pandemia..

A juicio del Gobierno británico, el nuevo calendario proporcionará “a las empresas más tiempo para prepararse a los cambios aduaneros y minimizará las interrupciones a medida que la economía se reabra gradualmente”. Además, ha insistido en que reconoce “la escala y la importancia de los desafíos que las empresas han estado afrontando para adaptarse a los nuevos requisitos, al mismo tiempo que lidiar con los impactos del Covid-19”.

El nuevo calendario proporcionará “a las empresas más tiempo para prepararse a los cambios aduaneros”

Los requisitos de notificación previa para productos de origen animal (POAO), ciertos subproductos animales (ABP) y alimentos de alto riesgo no de origen animal (HRFNAO) no serán necesarios hasta el 1 de octubre de 2021. También los requisitos de certificado sanitario de exportación para POAO y ciertos ABP entrarán en vigor en la misma fecha. Aunque las declaraciones aduaneras de importación seguirán siendo necesarias, se mantendrá la opción de utilizar el sistema de declaración diferida, incluida la presentación de declaraciones complementarias hasta seis meses después de que se hayan importado las mercancías, hasta enero de 2022.
En lo que respecta a los controles físicos de estos productos, tampoco serán necesarios hasta enero del próximo año. En ese momento, se llevarán a cabo en los puestos de control fronterizo. A partir de marzo de 2022, han concretado desde el Ejecutivo británico, se realizarán controles en los puestos de control fronterizo de animales vivos y plantas y productos vegetales de bajo riesgo.

“El arduo trabajo ya realizado por comerciantes y transportistas ya ha visto un repunte de los volúmenes generales de carga entre el Reino Unido y la UE después de una caída esperada en enero como resultado de las restricciones de Covid-19, el almacenamiento previo a enero y algunos problemas iniciales a medida que las empresas se adaptaron”, han señalado desde Reino Unido. De hecho, “la información de gestión más reciente muestra que los volúmenes totales de carga entre el Reino Unido y la UE han vuelto a sus niveles normales desde principios de febrero”.