23 de septiembre de 2021 | Actualizado 9:47

La nueva mina de potasa entre Navarra y Aragón exportará su producción por Bilbao

Se espera que, para 2024, la mina exporte hasta 700.000 toneladas de muriato de potasa y sal a través del puerto de Bilbao
Bilbaoport

La Autoridad Portuaria de Bilbao ha firmado un protocolo de intenciones con la firma minera Geoalcali para llevar a cabo la estrategia de transporte y logística de muriato de potasa y sal de la nueva mina situada entre Navarra y Aragón, denominada Mina Muga. Esta instalación, radicada a 50 kilómetros de Pamplona e inaugurada esta misma semana, comenzará a construirse en 2022 y explotará para su venta muriato de potasa (MOP) y sal. El director general de Highfield Resources y Geoalcali, Ignacio Salazar, destaca la rapidez con la que se avanza hacia la construcción de la mina, ante lo que el acuerdo con el puerto de Bilbao es un paso más y con el que se espera poder llevar el acceso y la distribución de la Mina Muga a un nivel competitivo internacional.

Según lo establecido en este acuerdo, el puerto de Bilbao confirmaría que posee capacidad suficiente para cubrir 700.000 toneladas anuales de estos compuestos. Para este fin, facilitará la puesta en marcha de las infraestructuras y servicios logísticos necesarios para satisfacer las necesidades del proyecto. La Autoridad Portuaria de Bilbao también se ha comprometido a que todas las instalaciones para la manipulación y envío de mercancía estén operativas para la fase 1 de la producción de la Mina Muga.

2024

El acuerdo recoge que el puerto tendrá listas las instalaciones para el año 2024

Bilbao se encuentra a 220 kilómetros del emplazamiento de la mina, que a principios de julio obtuvo el visto bueno como concesión minera por parte del Gobierno central y los dos Ejecutivos autonómicos implicados. Ubicada dentro de los términos municipales de las aragonesas Undués de Lerda y Urriés (Aragón) y de las localidades navarras de Sangüesa y Javier, se desarrollará en dos fases, con la esperanza de tener terminada la primera en el 2024. En la primera fase, la producción estimada será de 500.000 toneladas al año de muriato de potasa y otras 500.000 de sal, en tanto que, en la segunda fase, dos o tres años más tarde, será de un millón de toneladas anuales para cada uno de los compuestos.