22 de septiembre de 2021 | Actualizado 17:03

Adif invierte en el tramo Castellón-Tarragona del Corredor Mediterráneo

La sociedad Adif Alta Velocidad destinará 84 millones de euros en mejoras de instalaciones de seguridad y señalización
Adif

El ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana licitará, a través de Adif Alta Velocidad, las obras de un proyecto de mejora de las instalaciones de seguridad y señalización de tres tramos del Corredor Mediterráneo a su paso por Tarragona y Castellón después de que lo aprobara este martes el Consejo de Ministros. En concreto, el ministerio destinará un total de 84 millones de euros, repartidos en dos contratos de 15 millones y 69 millones, para acometer obras que llevarán entre 12 y 22 meses. Además, ambas actuaciones podrán ser cofinanciadas por el mecanismo Conectar Europa de la UE.

La primera actuación corresponde al tramo Castellón-L’Ametlla de Mar y al ramal Tortosa-L’Aldea-Amposta, a las que se destinarán 69,1 millones de euros para obras a acometer en un plazo de 22 meses. Entre los principales objetivos de la obra, que complementa los proyectos de cambio ancho de vía y catenaria, destaca posibilitar la implantación del ancho estándar para las circulaciones de mercancías y viajeros y la renovación de las actuales instalaciones para “aumentar su disponibilidad y fiabilidad”, según señala el ministerio. Por otro lado, se incrementará la capacidad y la regulación del tráfico ferroviario, “lo que contribuirá a optimizar y racionalizar la explotación ferroviaria de acuerdo con los escenarios futuros”. También se pretenden mejorar los parámetros de fiabilidad de las instalaciones de señalización al incorporar nuevos enclavamientos en las once estaciones del tramo y se actuará en la configuración de vías en diversas estaciones del tramo, así como en sistemas de suministro de energía, edificios técnicos, canalizaciones y obras civiles auxiliares, y sobre aquellas operaciones para la realización de pruebas y puesta en servicio.

En la segunda actuación, Adif acometerá mejoras de seguridad y señalización en el tramo L’Ametlla de Mar-Camp de Tarragona por valor de 15,6 millones de euros en un plazo de doce meses, en los que se reinstalarán los elementos situados sobre la vía tras la realización del cambio de ancho en el tramo. También en este proyecto se modificarán los enclavamientos entre L’Ametlla y el cambiador de La Boella, debido a la instalación de desvíos y accionamientos con más motores, adecuando los programas de explotación a los esquemas funcionales de las estaciones, así como al Control de Tráfico Centralizado (CTC).

En los tres tramos se instalarán señales que aumenten la durabilidad de los sistemas y reduzcan las incidencias

En los tres tramos implicados en estas actuaciones se instalarán las balizas del sistema ERTMS, contadores de ejes, las balizas del sistema ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático) analógico que serán sustituidas por otras del equipamiento ASFA digital, así como sistemas auxiliares de detección (objetos arrastrados y detectores de impactos y de cajas calientes)”, tal y como especifica el ministerio en un comunicado. Las señales incorporadas también contarán con tecnología LED. “De este modo, se consigue además aumentar la durabilidad de estos sistemas reduciendo la probabilidad de incidencias que afecten al servicio y racionalizar las necesidades de mantenimiento”, destaca.