20 de mayo de 2022 | Actualizado 17:30

La progresiva recuperación de las rutas transoceánicas rescata la carga en vuelos de pasajeros

Los enlaces para pasajeros permiten reducir el uso de cargueros, optar a un mayor número de frecuencias y responder a la fuerte demanda
Lufthansa / Air Europa

La apertura de fronteras de Estados Unidos, tanto terrestres como aéreas, ha permitido a las aerolíneas y operadores logísticos vislumbrar una solución a la falta de capacidad. Desde el 8 de noviembre, se han recuperado las rutas comerciales, y con ellas, el belly cargo o transporte de mercancías en las bodegas de vuelos de pasajeros que hasta ahora no conseguía recuperarse, aunque con las dudas y la incertidumbre que está sembrando la variante Ómicron. En todo caso, la consultora global Accenture ha registrado un incremento del 21% del uso de belly cargo en los vuelos desde Reino Unido a Estados Unidos en tan solo dos semanas desde que se eliminaron las prohibiciones de viajes internacionales. En la misma línea, las rutas transoceánicas también han repercutido positivamente en las conexiones entre Europa y América Latina, que han experimentado un aumento del uso del belly cargo en sus enlaces.

Para aprovechar las circunstancias, las compañías están ajustando su oferta. Es el caso de la división transitaria de DSV dedicada al transporte aéreo. “Estamos ampliando asignaciones y acuerdos con nuestros colaboradores allí donde detectamos necesidades”, ha confirmado el Route Development Manager Spain & Portugal – USA & Canada de DSV, Edgar Russell. Actualmente, las rutas directas en las que trabajan son las que conectan España con los aeropuertos de Ciudad de México, Guadalajara (México), Santiago de Chile y São Paulo (Brasil), además de reforzar la conexión con el resto de la región a través de estos hubs.

“La capacidad se inclina naturalmente hacia los vuelos de pasajeros”
Peter Penseel Director de Operaciones de Carga Aérea en Ceva Logistics

También el proveedor de transporte urgente DHL Express utiliza las bodegas de los vuelos comerciales para envío de mercancías en determinadas rutas, “sobre todo para los envíos desde España a Latinoamérica”, explican desde el operador logístico. En general, y dados los números negativos que registra la capacidad desde hace meses, “toda la capacidad adicional será bienvenida por la industria de carga aérea, especialmente en las rutas transoceánicas”, sostiene el director de Operaciones de Carga Aérea en Ceva Logistics, Peter Penseel.

Hasta ahora, la pandemia había reducido al máximo los vuelos comerciales y el uso del belly cargo se había resentido. “El aumento de la demanda y los efectos de la pandemia en la capacidad de vuelo de pasajeros”, explica Peter Penseel, “han hecho necesario un aumento de la actividad de vuelos charter como resultado de la volatilidad de la cadena de suministro”. A modo de ejemplo, DHL Express operará “en breve” un carguero con conexión Miami-Madrid para ampliar la oferta de carga a Estados Unidos, a pesar del aumento de conexiones con pasajeros. “A medida que disminuyan la disrupción y la volatilidad en el mercado, anticipamos cambios en el tipo de capacidad de carga aérea disponible”, añade, que es la tendencia que se está observando ahora en el mercado por la recuperación de los vuelos de pasajeros entre Europa y Estados Unidos.

+21%

El uso de belly cargo entre Reino Unido y EEUU ha registrado un aumento del 21% en noviembre

El resultado del levantamiento de restricciones por el Covid-19 será la disminución de vuelos charter, asume Peter Penseel, puesto que “la capacidad se inclina naturalmente hacia los vuelos de pasajeros”. En el caso de DHL Express, “para algunas rutas determinadas es una ventaja utilizar esta alternativa porque no compensa disponer de un carguero dedicado”. Edgar Russell (DSV) añade que gracias al belly cargo “podemos optar a un mayor número de frecuencias, opciones y rutas en comparación con los aviones de cargueros”. Además, continúa, el aumento de belly cargo “pretende llevar consigo cierta estabilidad en las tarifas, a pesar de que no será algo que veremos a muy corto plazo”. Por esta razón, se espera que dé solución, o al menos aligere la presión respecto a la fuerte demanda de productos en esta temporada alta de consumo, a la tendencia al alza del queroseno y a los retrasos y congestiones en las terminales de handling de los principales hubs y aeropuertos estadounidenses.

“El aumento de belly cargo pretende llevar consigo cierta estabilidad en las tarifas”
Edgar Russell Route Development Manager Spain & Portugal – USA & Canada de DSV

Como nota discordante de la apertura de fronteras de Estados Unidos, Edgar Russell apunta que “justamente en la ruta transoceánica se han reducido frecuencias en salidas directas-belly desde España para el mes de noviembre”. En su caso, no les está afectando porque a finales de verano “pactamos unos espacios garantizados con acuerdos preferenciales a nuestros principales destinos”, que son Washington, Los Ángeles y Chicago, para la temporada de invierno. Con la autorización sobre la vuelta de los viajes turísticos entre Europa y Estados Unidos, “se esperan ajustes en las frecuencias durante los meses de diciembre y enero”.

ALIVIO A CORTO PLAZO, PERO AÚN LEJOS DE NIVELES PREPANDÉMICOS
De cara a 2022, las previsiones no son muy alentadoras en cuanto a si la carga aérea, y con ella el uso del belly cargo, volverá a niveles prepandémicos. “El sector aéreo se ha visto muy afectado”, constata Edgar Russell (DSV), “y la normalidad dependerá de la evolución del Covid-19 y la facilidad que ofrezcan los países para facilitar el turismo, entrada y salida”. Para Peter Penseel (Ceva Logistics), “a medida que los mercados globales a corto plazo continúan experimentando volatibilidad, lo que sigue para la carga aérea parece ser más de lo mismo”.

La incertidumbre, por tanto, se mantendrá hasta que “la cadena de suministro global encuentre un equilibrio entre la demanda del consumidor y la capacidad disponible”. En este contexto, “la industria de carga aérea ciertamente tiene interés en la capacidad que ofrecen los vuelos de pasajeros”, reconoce Peter Penseel, “pero tiene que tener sentido que las aerolíneas vuelvan a poner esas rutas en el aire”. Por su parte, DHL Express afirma que “la tendencia es que [el belly cargo] siga mejorando y cada vez tengamos más vuelos, pero las frecuencias precovid no volverán hasta el año 2023”. En la misma línea positiva, Edgar Russell (DSV) sostiene que “a nivel de carga y servicios esperamos notar cierta normalidad y alivios, pero es muy pronto para decir que volverá todo a niveles prepandémicos” y más con la aparición de la variante Ómicron.