20 de mayo de 2022 | Actualizado 6:36

Los puertos de Valencia y Rotterdam se alían para ofrecer asistencias técnicas conjuntas

La colaboración se focalizará en digitalización, transición energética y modelos de gestión más sostenibles y resilientes en puertos
Responsables de ambas fundaciones y del puerto de Valencia tras la firma del acuerdo | Fundación Valenciaport

Los centros de conocimiento, innovación y formación ubicados en los clústeres portuarios de Valencia y Rotterdam, la Fundación Valenciaport y la Fundación STC Group Rotterdam, han alcanzado un acuerdo para aunar esfuerzos en relación a las asistencias técnicas. Ambas organizaciones buscarán poner en común su conocimiento y experiencia mediante el desarrollo de servicios innovadores y de alto valor añadido. La institución valenciana ha indicado que estos “serán destinados al contexto único de los diferentes puertos, comunidades portuarias e instituciones del sector logístico, tanto públicas como privadas, con un alcance global”.

La colaboración pretende dar respuesta a los desafíos a los que se enfrenta el sector logístico-portuario

Entre los principales temas a desarrollar de manera conjunta se encuentran la digitalización, la transición energética y los nuevos modelos de gestión más sostenibles y resilientes en puertos y comunidades portuarias, según han avanzado Silvina Pereira (STC International), Manuel Martínez de Ubago (STC Nestra) y Miguel Garín de la Fundación Valenciaport. Los responsables de ambas fundaciones, que han formalizado el acuerdo con la firma de un memorando de entendimiento en el marco del recientemente conlcuido XXIX Congreso Latinoamericano de Puertos, han señalado que en breve se concretarán los detalles de los nuevos servicios comunes.

Dentro de la filosofía de colaboración, la alianza entre ambas entidades “podrá contribuir significativamente a dar respuesta a los desafíos a los que se enfrenta el sector logístico-portuario en muchos países”. Entre ellos, las partes han destacado “el imperativo medioambiental de reducir la huella de carbono asociado a las actividades portuarias y la necesidad de asegurar que las operaciones se mantienen eficientes y resilientes a disrupciones de todo tipo”. Asimismo, estas fuerzas se suman a la necesidad de las comunidades portuarias de mantener su relevancia tanto en el tejido económico local y nacional, como en el comercio internacional, han subrayado ambas fundaciones.