29 de enero de 2023 | Actualizado 7:01

GTS abrirá una nueva conexión ferroviaria entre Tarragona y el norte de Italia en 2023

El nuevo servicio partirá desde la terminal de Constantí (Tarragona) hacia Milán (Italia) con tres frecuencias semanales
Playa de vías en Portbou, terminal en la que se realizará el trasvase de mercancías entre el ancho ibérico y el internacional | E.M.

El operador italiano GTS Logistic tiene previsto empezar a operar una nueva conexión entre Tarragona y el área de Milán, en Italia, a finales del primer trimestre de 2023. A la espera de la llegada del ancho internacional a España, la compañía operará de momento con material rodante de terceros hasta la terminal de Portbou, en Girona, para luego continuar el trayecto con el material propio de GTS. De momento, la firma italiana no ha revelado qué empresa le suministrará la tracción y los vagones hasta la frontera francesa, pero su country manager en España, Sergi Gómez, ha dejado claro de que se trata en todo momento de un tren de GTS: “Es un tren que haremos nosotros, no lo hacemos a medias con ningún otro proveedor, ni con ningún tipo de partner ni con ningún socio. Todo el trayecto lo gestionará y comercializará GTS, y el riesgo a correr será todo nuestro”.

“Las empresas interesadas estaban buscando una alternativa ferroviaria que aún no existe”
Sergi Gómez Casas Country Manager GTS Iberia

La nueva conexión, que partirá en Catalunya de la terminal de mercancías de Constantí (Tarragona), está pensada para iniciarse con tres frecuencias semanales, también desde Italia, aunque Gómez matiza que “a lo mejor comenzamos con solo dos” de forma provisional. Al llegar a Portbou se hará el trasvase entre el tren de ancho ibérico y el de ancho internacional, y viceversa, y las mercancías continuarán su camino. A este respecto, y pese a que GTS cuenta con varias conexiones que atraviesan Francia conectando Italia con el área del Benelux, Sergi Gómez aclara que este se trata de un trayecto directo entre las terminales de origen y destino, y de momento no se contemplan paradas intermedias. Aún así, el directivo ha reconocido que existe una alta demanda por hacer escala en Marsella (Francia), pero GTS solo se plantea estudiar esa opción “de cara al futuro”, una vez “el proyecto ya cerrado entre Tarragona e Italia esté en marcha”.

Así, la compañía abrirá un corredor alternativo entre ambas regiones que “hasta ahora solo estaba disponible en la línea que conecta Barcelona con Busto (también en la región circundante de Milán)”, según su directivo. El hecho de que GTS tenga la gestión de varias terminales milanesas permitirá que las mercancías puedan seguir su curso hacia el sur de Italia, si es el caso, sin tener que cambiar de modo de transporte. “Actualmente ese enlace no se puede hacer”, sostiene Gómez. Con la línea actual, los operadores que explotan esa conexión “tienen que bajar las mercancías a un camión para trasladarlas a otras terminales”. Las instalaciones milanesas de GTS conectan con puntos situados en las regiones del Lacio y Campania, al sur del país.

En este sentido, el directivo de GTS ha revelado que ya hay varios clientes interesados en la nueva conexión, empresas “que están buscando una alternativa en el mercado ferroviario que hoy todavía no existe” y que “si el tren ya estuviera en marcha, ya estarían trasladando” sus mercancías. Esos clientes van desde navieras a otras empresas de transporte, “clientes con contenedores propios” y también productores químicos de la zona de Tarragona. De hecho, aunque la línea será una operativa de GTS, la empresa también especifica que se tratará de un servicio multicliente, abierto al cargamento de otras empresas de transporte. El modo de carga principal que espera transportar GTS se centrará en contenedores o cajas móviles de 45 pies, pero también se contemplan “contenedores de veinte, veintidós o treinta pies”.