18 de julio de 2024 | Actualizado 18:22
El 'Schillplate' durante el proceso de descarga de las RTGs para la terminal de CSP Spain en Valencia | CSP Spain

Cosco proyecta invertir más de un centenar de millones de euros en su terminal de Valencia

Los fondos de CSP Spain, a la que se ha sumado CMA CGM como accionista, para Valencia y Bilbao ascenderán a 165 millones de euros hasta 2027

La terminal de contenedores de CSP Spain en el puerto de Valencia, CSP Iberian Valencia Terminal, recibirá 120 millones de euros en inversión durante los próximos cinco años. El plan inversor para el quinquenio 2023-2027 prevé, entre otras actuaciones, la renovación de la maquinaria de patio para reducir las emisiones totales de efecto invernadero y, a su vez, incrementar el nivel de productividad de sus operaciones. Con estos 120 millones de euros anunciados para su instalación en Valencia, la filial de Cosco realizará un total de más de 165 millones de euros de inversión en los próximos cinco años para sus dos terminales de contenedores en España, al dar a conocer hace unos días otros 45 millones de euros para sus instalaciones en Bilbao.

CSP Iberian Valencia Terminal tendrá en 2027 una capacidad del doble del tráfico previsto para este año

Los fondos destinados hasta 2027 son prueba, según ha manifestado el grupo terminalista, del “firme compromiso de los accionistas”, a los que se ha sumado recientemente CMA CGM, con Valencia, “un centro estratégico en la fachada mediterránea occidental para operar la carga de importación y exportación generada por su amplia zona de influencia, así como el tráfico de transbordo que se genera”. A día de hoy, Cosco sostiene que “CSP Iberian Valencia Terminal es la mayor terminal pública para el tráfico de contenedores en España, con una capacidad operativa de 3,5 millones de teus, siendo el objetivo del plan de inversión 2023-2027 ampliar la capacidad hasta los 4,6 millones de teus”. La previsión de volúmenes para este 2023 en la terminal de Cosco en Valencia es mover unos 2,3 millones de teus, “por lo que en cinco años tendremos una capacidad que será el doble de la estimación de tráfico para este año”.

El paquete de inversiones se ha dado a conocer tras la descarga en su terminal valenciana de las piezas de las cinco nuevas grúas híbridas RTG (Rubber Tired Gantry) para apilar contenedores de la marca Konecranes. Como en el caso de las unidades descargadas en su terminal de Bilbao, también empezarán a operar en octubre. De hecho, ha sido la misma embarcación que realizó el desembarco de los equipos en el recinto vasco, el ‘Schillplate’, el que ha realizado las tareas en Valencia. En este sentido, la maquinaria incorporada reduce hasta el 40% el consumo de combustibles fósiles y mejora las operaciones de recepción y entrega, tanto en el área ferroviaria como en la explanada destinada a operativa terrestre. La inversión para estas cinco nuevas grúas híbridas ha ascendido a 10,5 millones de euros y forma parte del plan de desarrollo previsto por CSP Spain para esta terminal hasta 2027.