18 de julio de 2024 | Actualizado 12:10
LGF / Deutsche Fotothek / Puerto de Algeciras

De Cádiz a Marruecos: el viaje centenario del ‘cateto de Olvera’

Partida Logistics comenzó transportando en mulo los productos que la familia cultivaba hasta Algeciras para hacerlos llegar a Marruecos

La historia del grupaje, como todas las grandes historias, suele comenzar siempre con un animal cerca. Al menos es el origen del protagonista de la historia de Partida Logistics, compañía transitaria con sede en Algeciras especializada en tramitaciones aduaneras y en la coordinación logística entre Europa y países externos a la Unión Europea. Hoy, su núcleo de trabajo en las aduanas suena grandilocuente, si bien hace 100 años el negocio se llevaba a cabo con cualquier vehículo, animal u objeto que hubiera a mano. Partida Logistics comenzó su andadura como la protagonista de una especie de cuento de superación: en Olvera, un pueblecito de la sierra de Cádiz, hubo un hombre llamado Fernando Partida, cuya familia tenía un molino de aceite como todo patrimonio. El hombre comenzó un viaje desde la sierra a lomos de un mulo transportando aceite, trigo, maíz, alfalfa y otros muchos productos que se cultivaban en esa zona de Andalucía.

“Entre bandoleros y vientos del Estrecho, la mitad de la carga no llegaba a su destino hace un siglo”
Fernando Partida Marín Director general de Partida Logistics

Fernando Partida conducía la carga al puerto de Algeciras para embarcarla con destino a las zonas costeras de Marruecos, hoy verdaderos ejes de la comunicación marítima y transitaria entre África y Europa: Tánger, Asila, Mdiq… El objetivo era suministrar de bienes al ejército español, inmerso en plena guerra con Marruecos. El hombre y su familia “no sólo tenían que luchar contra los bandoleros de la sierra, también con los temporales y vientos del Estrecho. Entre unos y otros, la mitad de la carga no llegaba a su destino”, cuenta Fernando Partida Marín, director general de la compañía y nieto del fundador. Con el tiempo, la familia consiguió hacerse con falúas, una embarcación con un armazón cubierto por un toldo que utilizan las autoridades marinas en los puertos, para cruzar el Estrecho. Como si de las Tres Carabelas de Cristóbal Colón se tratasen, la ‘Tres Hermanos Partida’, la ‘Catalina Partida’ y la ‘José Partida’ cargaban las mercancías y los animales destinados al aprovisionamiento del ejército.

Poco después, en 1923, Fernando Partida se instalaba en Algeciras como comisionista de tránsito y abrió su primera oficina en la Acera de la Marina. Ahí, la compañía, que aún no sabía que sería tal, tomó el primer contacto con algo llamado intermodalidad del transporte. “Se iba a la estación de tren con un carro y un mulo a recoger los paquetes, que se introducían en los barcos a bordo de carros o jaulas porque no había contenedores”, narra su nieto. Así llegó el grupaje a la casa de la familia. “Era lo que había en esa época: mucha dedicación y trabajo. Y ahí seguía el hombre, un cateto de Olvera, como él mismo se autodefinía, saliendo adelante entre tantas guerras mundiales y civiles”, recordaba su nieto en el acto que la empresa celebró para conmemorar sus 100 años de historia.

El buque ‘Virgen de África’ atracado en Tánger cubriendo la línea Algeciras-Tánger | La Cicogne LGF

Una vez pasado el ecuador del siglo, la segunda generación de la familia Partida, el padre de Fernando Partida, decide instalarse en Tánger, que ya entonces gozaba de una posición internacional envidiable en cuanto a acuerdos internacionales en materia de comercio y transporte de mercancías. José padre obtuvo el título de agente de aduanas y creó una empresa de mudanzas aprovechando las idas y venidas de funcionarios españoles hacia Tánger. “Era una realidad constatada”, afirma el director general, entre otras cosas, porque el intercambio de bienes con España por vía marítima comenzaba a despuntar como principal soporte de la economía entre ambos puntos. Desde 1917, la naviera española Transmediterránea, actual Transmed, conectaba los principales puertos de la Península con la España extrapeninsular, Argelia y Marruecos. Partida Logistics también se sirvió de ella para llegar al norte del continente vecino. “Nos unía con el buque transbordador ‘Virgen de África’, con capacidad para tres o cuatro camiones”, rememora Partida. “La batalla por conseguir espacio era una lucha diaria. 100 años después, la historia se repite. Hay cosas que nunca cambian”.

Partida Logistics creció a la vez que el puerto de Algeciras con la llegada de Maersk, CMA CGM, MSC y otras navieras

Una década más tarde, la compañía inauguraba una nueva oficina dotada con un almacén y grúas para cargas pesadas, entre otras innovaciones. Al mismo tiempo, llegaban nuevas firmas marítimas en el tráfico del Estrecho aprovechando el potencial del tráfico de mercancías y camiones de este paso, con lo que la necesidad de dar servicio a tanto camión nacional y extranjero también iba aumentando. En 1975, Sea Land, la principal compañía de contenedores del mundo entonces y que acabaría en manos de Maersk, se instala en Algeciras y comienzan a llegar los buques portacontenedores, con los que el puerto va adquiriendo unas dimensiones hasta la fecha desconocidas y alcanza su internacionalización definitiva con destino Tánger. El protagonista de esta historia, Fernando Partida, fallece al año siguiente, pero su legado continuó cristalizándose cuando, en 1982, se construyeron dos buques Ro-Ro, el ‘Don Fernando’ y el ‘Don Pedro’, para el tráfico marítimo entre Algeciras y Canarias una vez constituida Tramasur, una compañía naviera que Partida Logistics puso en pie con otros socios.

A partir de 1986, la compañía ve pasar a una nueva generación al mismo tiempo que Maersk aterriza en Algeciras, lo que supone un hito que coloca a este puerto en el mapa de los más grandes del mundo en cuanto a rutas y conectividad. Baleària, AML, CMA CGM, Cosco, MSC y pesos pesados del sector de la carga como Hyundai contribuyen a la bonanza de Algeciras y al desarrollo de Tanger Med, que posibilita un aumento del tráfico de camiones inusual hasta esos días, como señala el propio Partida, y que provoca un crecimiento exponencial del tráfico en el Estrecho. Con el cambio de siglo llegan algunos hitos para la compañía, como la certificación de Operador Económico Autorizado (OEA)… Y otros hitos que nada tendrán que ver con ella, pero que actualmente siguen marcando su actividad.

El Brexit, el Covid, el atasco del Canal de Suez y la guerra en Ucrania entraron sin llamar y “nos convirtieron a los logísticos en sector fundamental: con contenedores retrasados, buques sin fechas de entrada y salida, deslocalización de productos, búsqueda de alternativas de producción más cercanas, incertidumbre y quejas de clientes, teníamos que garantizar los suministros imprescindibles para nuestra vida”, recuerda Fernando Partida Marín. “Creíamos haberlo visto todo”, afirma el nieto del fundador, cuando los precios del trigo, la energía y los combustibles se desorbitaron. Finalmente, el pasado mes de diciembre la totalidad del capital social de Partida Logistics pasaba a manos del fondo de inversión Everwood Capital. La firma andaluza cerró 2022 con una facturación de unos 12 millones de euros, el 10% por encima del ejercicio anterior, según sus propios datos, y en 2020, obtuvo unos ingresos superiores a los nueve millones de euros.

La edad contemporánea de Partida Logistics

“Se toma esta decisión para proteger el futuro”, afirmó el actual director general de la compañía en su discurso conmemorativo de los 100 años de la firma. “Desde ese día, estamos inmersos en reestructurar nuestra empresa, ampliar objetivos, expandirnos tanto en nuestro país como en Marruecos y países europeos para poder hacer frente a las nuevas exigencias que el mercado global exige hoy en día”. Eso sí, Partida no esconde su esperanza de que “algún día, esto regrese a la normalidad tan deseada por todos”. Mientras tanto, la compañía que la familia de su abuelo fundó casi sin querer en 1923 está considerada como una empresa referente en el sector de la logística y de los servicios transitarios en Algeciras, desde donde conectan con un centenar de los principales puertos del mundo. Partida Logistics despacha todo tipo de mercancía diariamente por los puertos de Motril (Granada), Almería, Valencia, Sevilla, Huelva, Irún, Vigo y también desde Vitoria y Burgos: mercancías industriales, alimentación perecedera, materiales de construcción, energías renovables, textil, automoción, gas y petróleo, mercancías peligrosas, animales, retail y tecnología.

Además, en países como Portugal, Marruecos, Francia, Bélgica, Reino Unido, Alemania e Italia cuenta con partners que asisten a la empresa en las operativas por los puertos europeos. “La globalización también nos obliga a estar preparados para la apertura de los mercados” por la entrada de competidores y factores como el despacho centralizado europeo, valora Fernando Partida Marín. Para todo este escenario, la fortaleza económica y disponer de recursos humanos y tecnológicos van a ser determinantes, opina el nieto del fundador. “Durante estos 100 años, nos hemos enfrentado a desafíos y hemos superado obstáculos, pero también hemos celebrado éxitos y logros innumerables”, recuerda Partida Marín. La protagonista del cuento de superación enfrenta ahora la página en blanco de lo que Partida califica como un nuevo capítulo emocionante de su historia.