24 de junio de 2024 | Actualizado 17:44
Fernando González Laxe

Paradojas de las autoridades portuarias de Galicia

Se acaban de hacer públicos los resultados económicos y de tráficos del sistema portuario español. Las principales conclusiones revelan que los puertos de interés general superaron en 2023 la cifra de negocios del año anterior en el 3,7%, alcanzando los 1.238 millones de euros. A juicio del presidente del organismo, se trata de un resultado histórico y, además, se produce en un periodo de retroceso de tráficos, del 3,28%; y en un contexto de elevados riesgos e incertidumbres derivados de situaciones geopolíticas complejas.

La segunda conclusión del balance portuario español es que el conjunto de las autoridades portuarias registra una rentabilidad del 2,58%, ligeramente por encima del objetivo del 2,5 % que se impone al organismo portuario español, según la Ley de 2011. Otros dos resultados ponen de manifiesto la buena salud del sistema. Por un lado, se reduce el endeudamiento en 107 millones, dejando la deuda final en 1.157 millones de euros. Por otro lado, se mantiene una autosuficiencia económica sana que permite acometer nuevos planes de inversión en objetivos especiales para atender a las necesidades del propio sistema y de los clientes, en la medida que los resultados finales muestran un resultado final positivo de 286,8 millones de euros.

Sólo el puerto de Marín está por encima del objetivo de rentabilidad fijado por ley entre los recintos gallegos

Efectuando un análisis más pormenorizado del balance subrayamos cuatro notas. La primera, el puerto de Barcelona se sitúa al frente del ranking en lo que compete a las cifras de negocios (con 189 millones de euros), seguida de la Autoridad Portuaria de Valencia (138,9 millones de euros). En segundo lugar, en lo que atañe a la rentabilidad económica, la Autoridad Portuaria de Baleares ocupa la primera posición con una tasa del 11%, seguida del puerto de Cartagena, con el 6,76%. En tercer término, en lo que respecta al resultado del ejercicio, el puerto de Barcelona, de nuevo, ocupa el primer puerto en beneficios con 50 millones de euros, seguido del de Algeciras, con 48 millones. Finalmente, en cuarto lugar, en lo concerniente al endeudamiento, el ranking lo encabeza la Autoridad Portuaria de Gijón con una deuda de 285 millones de euros, seguida del puerto de A Coruña con 270 millones y de Valencia, con 251 millones de euros.

Examinando el comportamiento de los puertos de Galicia se aprecia una gran heterogeneidad en los resultados. De una parte, en lo que afecta a la cifra de negocios, sólo el puerto de Vigo ha mejorado sus ratios respecto al año anterior (+9,6%); mostrando los otras cuatro autoridades portuarias retrocesos en las cifras de negocios, sobresaliendo los descensos de A Coruña (-19,0%), Ferrol (-19,4%), Marín (-0,5%) y Vilagarcia (-3,2%). De otra parte, en lo que atañe a la rentabilidad, los puertos de A Coruña y Vilagarcia registran rentabilidades negativas (-0,74% y -0,20%, respectivamente), cuando el año anterior presentaron números positivos. Sólo el puerto de Marín (con 4,07%) está por encima del objetivo fijado por ley (2,5%); y, finalmente, contabilizamos dos dinámicas contrapuestas: de una parte, la Autoridad de Ferrol disminuye en su rentabilidad (del 2,87% se pasa al 0,29%) y, por el contrario, Vigo, mejora notablemente sus ratios (asciende del 0,13% al 0,99%); aunque en ambos casos por debajo de los promedios nacionales.

Los resultados de los puertos gallegos obligan a repensar ciertas estrategias comerciales y de especialización

El ranking de los puertos gallegos en lo que corresponde a los tráficos o mercancías movidas en sus instalaciones se ha mantenido igual que hace un año; aunque dos recintos registran pérdidas notables respecto al 2022. Ferrol encabeza los retrocesos, con una disminución del 28%, seguida del puerto de A Coruña con un descenso del 6%; guarismos superiores a la reducción de los tráficos en el conjunto español (estimada en el -3,28%). Los puertos ubicados en la provincia de Pontevedra registran leves aumentos. Así, Vilagarcia, lo hace con el 3,6%; Vigo, el 0,7% y Marín el 0,1%. Todo ello nos indica que ningún puerto gallego está incluido en el top-10 del sistema portuario nacional y sus resultados obligan a repensar ciertas estrategias comerciales y de especialización.