22 de octubre de 2021 | Actualizado 17:03

ICL iniciará en junio la actividad en su nueva terminal portuaria de Barcelona

Las nuevas instalaciones permiten multiplicar por cuatro la capacidad de almacenamiento de ICL en el puerto de Barcelona para sal y potasa
Uno de los nuevos hangares de la terminal de ICL del puerto de Barcelona | ICL Iberia

La compañía ICL Iberia trasladará previsiblemente la actividad a su nueva terminal del puerto de Barcelona en junio. Aunque aún no se ha concretado una fecha específica, ha anunciado que, si las condiciones actuales se mantienen, la infraestructura estará operativa en algo más de un mes. “La crisis del coronavirus ha tenido un cierto impacto sobre la nueva terminal, ya que nos ha obligado a suspender temporalmente las obras”, han puntualizado desde ICL. “Hace poco que las hemos podido reanudar, manteniendo las medidas de seguridad necesarias”.

En este sentido, las obras se encuentran actualmente “en la recta final”, según han informado desde la empresa israelí. El desarrollo de la infraestructura ha contado con una inversión de 77 millones de euros y permitirá multiplicar por cuatro la capacidad de carga de las actuales instalaciones de ICL en el enclave catalán, ubicadas en el muelle de Contradique. De esta forma, se pasará de las 800.000 toneladas a cuatro millones.

Las instalaciones dispondrán de dos hangares, uno dedicado a potasa y el otro a sal. Hasta ahora, ICL únicamente operaba con potasa en el puerto de Barcelona. En este sentido, de los dos nuevos hangares, el de potasa contará con algo más de capacidad que el de sal, con 120.000 toneladas y 100.000 toneladas, respectivamente. Según las primeras previsiones, la nueva terminal portuaria e intermodal debería haber iniciado su actividad en noviembre de 2019, pero las circunstancias han obligado a retrasar su puesta en marcha.