22 de septiembre de 2020 | Actualizado 15:52

El consumo de cemento se desploma y cierra abril con el peor dato de su historia

El volumen de cemento consumido en abril es la mitad del registrado en el mismo mes del año anterior y las exportaciones han caído el 63,6%
Oficemen

La agrupación de fabricantes de cemento de España (Oficemen) ha constatado que “no han existido precedentes de un dato mensual tan bajo” en la serie histórica reciente que se remonta hasta 1964. Así, el consumo de cemento en España se ha reducido a la mitad en abril respecto al mismo mes de 2019 y su volumen se ha situado en 598.051 toneladas de cemento. 

Estos datos han acelerado la caída acumulada en lo que va de año, que ya se cifra en una pérdida del 22%. En valores absolutos, el consumo en los cuatro primeros meses del año asciende a 3,7 millones de toneladas, más de un millón de toneladas menos que en el mismo periodo de 2019. Se confirman así las previsiones de caída realizados por Oficemen, que ya avanzó un descenso similar para la segunda quincena del pasado mes de marzo, pese a que en esas fechas aún se mantenía la actividad constructora. 

Los fabricantes de cemento urgen a una reactivación inmediata de la economía para evitar empeorar la crisis

“El dato más bajo de consumo mensual de cemento en la serie histórica fue el de marzo de 1964 y entonces la cifra fue de 780.000 toneladas, 182.000 toneladas más que el dato de este mes”, ha explicado el presidente de Oficemen, Víctor García Brosa. “La caída del 50% está asociada a la paralización completa del sector construcción para impedir la extensión de la pandemia” ha añadido. En este sentido, el representante de la agrupación de fabricantes de cemento ha advertido que “si no se reactiva la economía de forma inmediata, podemos encontrarnos ante una situación en el consumo de cemento en nuestro país, peor que el peor año de la crisis anterior”.

Por lo que respecta a los datos del año móvil (de mayo 2019 a abril 2020), la caída se ha acelerado hasta el 4,6%, con una pérdida de más de 600.000 toneladas, lo que sitúa el computo acumulado de los últimos doce meses por debajo de los 14 millones de toneladas. “Es hora de activar las construcciones ligadas a la agenda 2030, y al Pacto Verde europeo, así como el relanzamiento de la demanda en el sector residencial en cuanto a obra nueva e impulsar la rehabilitación de edificios con criterios de eficiencia energética”, ha explicado García Brosa. 

CAÍDAS EN LA EXPORTACIÓN DE CEMENTO
Las exportaciones, con un mercado internacional muy afectado por la paralización económica derivada del confinamiento por la pandemia a escala global, han vuelto a los números rojos con una pronunciada caída del 63,6%, lo que ha supuesto una pérdida de 416.000 toneladas en abril. Asimismo, en el acumulado del año, la disminución se ha situado en el 25,5%, con casi 600.000 toneladas menos. En cuanto a los datos del año móvil, mantienen su decremento en torno al 28%, con una pérdida de más de dos millones de toneladas en los últimos doce meses.