27 de noviembre de 2020 | Actualizado 13:35

Rotterdam recupera parte de sus tráficos portuarios en el tercer trimestre

El enclave holandés pretende acelerar las inversiones conjuntas con el Gobierno y las empresas para impulsar la recuperación económica
Puerto de Rotterdam

El puerto de Rotterdam ha registrado un total de 322,3 millones de toneladas en los tres primeros trimestres del año, el 8,8% menos que en el mismo periodo de 2019. El enclave holandés ha destacado que los principales retrocesos se han situado en el petróleo crudo, el mineral de hierro, el carbón y los productos derivados del petróleo. En comparación con el segundo trimestre del año, muchas mercancías han mostrado una mejora en sus volúmenes. Así, los graneles alimentarios, el mineral de hierro y chatarra, la biomasa y el tráfico Ro-Ro han experimentado una recuperación al final de este tercer trimestre, registrando incluso volúmenes similares a los de antes de la pandemia del Covid-19, ha señalado el primer puerto europeo en mercancías. Además, se ha registrado un claro aumento en el número de contenedores en comparación con el trimestre anterior.

El tráfico de contenedores ha registrado un aumento en el tercer trimestre en comparación con el anterior

Por tipos de mercancía, los graneles sólidos han registrado un descenso del 18,6% en comparación con los tres primeros trimestres del pasado año. El puerto de Rotterdam ha indicado que dentro de este segmento, la producción de biomasa ha aumentado como resultado del aumento de la combustión de este producto en las centrales eléctricas holandesas. La caída de la producción de acero, particularmente en Alemania, ha tenido un impacto negativo en los volúmenes de mineral de hierro y coque que transitan por el puerto.

La caída del 10,4% en los graneles líquidos en los nueve primeros meses de 2020 se ha debido, principalmente, a la menor captación de crudo por parte de las refinerías que transportan este producto a través de Rotterdam. Este hecho puede atribuirse a los márgenes de refinación excepcionalmente bajos registrados en los últimos tres trimestres, debidos a los bajos precios de los productos petrolíferos refinados, especialmente la gasolina y el queroseno, cuya demanda en Europa ha sido muy baja debido a la crisis del coronavirus, han explicado desde el puerto de Rotterdam.

La baja demanda de petróleo refinado ha provocado la caída de los graneles líquidos por encima del 10%

Por lo que respecta a los contenedores, han experimentado un descenso del 4,7% hasta el tercer trimestre, debido “a un descenso de la demanda de nuevos bienes en Europa que el registrado en China”. En los tres primeros trimestres, la disminución de las importaciones de productos de Asia ha ido acompañada de un aumento de las exportaciones a esta región, especialmente de carne, productos químicos y madera. El enclave ha destacado que la mejora de la competitividad de Rotterdam en el transbordo desde Escandinavia y el Báltico a China ha contribuido a este mayor volumen de exportación. En vista de la cantidad de servicios y la gravedad de la crisis del Covid-19, el puerto de Rotterdam ha apuntado que la disminución en el volumen de contenedores puede considerarse “bastante modesta”.

Una de las categorías de carga más afectadas durante este periodo ha sido el Ro-Ro, debido a la disminución del transporte de personas y mercancías hacia y desde el Reino Unido. Sin embargo, el puerto de Rotterdam ha señalado que a un segundo trimestre muy pobre le “ha sido seguido una fuerte recuperación en el tercer trimestre”. Este rebote se puede explicar, entre otras cosas, por el abastecimiento de suministros en el tercer trimestre en previsión del vencimiento del periodo de transición del Brexit el 31 de diciembre de 2020, ha señalado el enclave holandés.

“Es demasiado pronto para determinar si hemos dejado atrás lo peor en términos económicos”
Allar Castelein Consejero delegado del puerto de Rotterdam

El consejero delegado de la Autoridad Portuaria de Rotterdam, Allard Castelein, ha afirmado que todavía “es demasiado pronto para determinar si hemos dejado atrás lo peor en términos económicos”. Castelein ha añadido que es positiva “la reactivación de los flujos comerciales internacionales y la capacidad de recuperación de nuestra economía, en la que la tasa de recuperación depende naturalmente en cierta medida de los desarrollos futuros de la pandemia del Covid-19”.La autoridad portuaria, “junto al Gobierno holandés y las empresas del puerto podrán impulsar la economía acelerando su ritmo de inversión conjunta, lo que nos permitirá retener empleos y crear nueva prosperidad”, ha explicado.

Para recuperarse lo más pronto posible de la crisis económica y mejorar al mismo tiempo la sostenibilidad en el puerto, la autoridad portuaria ha propuesto acelerar una serie de proyectos de inversión. Estas actuaciones, conocidas como Starter Motor Project, ha indicado el enclave holandés, están destinadas a aumentar la sostenibilidad y crear miles de nuevos empleos, contribuir con miles de millones al Producto Interior Bruto (PIB) de los Países Bajos y reducir sustancialmente el volumen de emisiones de carbono a la atmósfera.