29 de julio de 2021 | Actualizado 11:45

Los transportistas valencianos advierten del cierre de empresas por los precios del combustible

Los profesionales señalan la morosidad, la elevada fiscalidad y la escasez de conductores como los principales escollos para el sector
Juan Ortega, Carlos Prades y Carlos García han presentado los resultados de la encuesta de FVET | J.C.P.

La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET) ha dado la voz de alarma ante el incremento exponencial del precio del combustible. La encuesta realizada por la patronal del transporte valenciana entre sus asociados ha reflejado que el 78,9% prevé un cierre de empresas para el segundo semestre de 2021 como consecuencia de la escalada de los costes directos. La organización ha cifrado en el 25% el incremento del coste del gasóleo respecto a hace un año. El presidente de la federación, Carlos Prades, ha recordado que el combustible “supone el 30% de nuestros costes directos” y que en este contexto, es “muy difícil gestionar una empresa, hacer presupuestos y tener rentabilidad cuando la materia prima tiene esas oscilaciones y no hay manera de repercutirlas”. Por ello, ha continuado, “la subida del precio del gasóleo pone en jaque la continuidad de nuestras empresas”.

En este sentido, el vicepresidente de FVET, Juan Ortega, ha apuntado que esta subida de los combustibles “debería repercutirse en el 6% o el 7% en los precios para poder equilibrarla”. “Si se aplicara esta subida”, ha señalado Ortega, “llegaríamos a unos precios que son impensables y, si no se soluciona, el cierre de empresas será inevitable porque no darán los números”. Sin embargo, la atomización del transporte “nos hace tener una posición de debilidad en cualquier negociación y, en este caso, es especialmente sangrante”, ha indicado Carlos Prades. En este sentido, ha subrayado que el transporte como colectivo “debería poder sentarse con sus clientes y mostrarles cómo está la situación y que debemos repercutir este incremento y transmitir la situación a la otra parte de la mesa”.

“La subida del precio del petróleo pone en jaque la continuidad de nuestras empresas”
Carlos Prades Presidente de la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET)

El presidente de la patronal valenciana ha manifestado que solo “a través de la imposición específica sobre el combustible, los transportistas aportan más de 15.000 millones de euros a las arcas del Estado”. Carlos Prades ha lamentado que ahora “se añade un gravamen más como es el pago por uso de la carretera“. “Somos un sector estratégico”, ha añadido, “nuestro crecimiento y actividad no puede depender de condicionantes políticos”. El secretario de FVET, Carlos García, ha apuntado que al incremento del precio del petróleo, “que está en máximos históricos, se ha unido los máximos históricos de otras cosas, y la crisis de las materias primas, que también encarece el transporte”.

La encuesta realizada por la FVET recoge la valoración de los asociados sobre la situación actual del sector, que más de la mitad califica con un “suficiente”. Además del mencionado incremento del precio del carburante, seis de cada diez encuestados señalan la morosidad como otro de los principales lastres. “El plazo medio de pago a las empresas transportistas se sitúa entre los 90 y los 120 días”, ha manifestado Carlos Prades. “El nuevo régimen sancionador impulsado por el Gobierno”, ha lamentado, “no supondrá el fin de esta problemática, puesto que se han establecido sanciones laxas, que no creemos que desincentiven a los intermediarios y cargadores en estas malas prácticas”.

En cuanto al resto de escollos que afectan a la actividad de los transportistas valencianos, más de la mitad han destacado la competencia desleal, el 40% la elevada fiscalidad y el 36,1% la escasez de conductores. Sobre este último asunto, Carlos Prades ha señalado que es un problema “que cada día tiene más vigencia” y ha destacado el informe realizado por la Confederación Española del Transporte de Mercancías (CETM) “que ha cifrado en más de 5.000 los conductores que se necesitan en España de forma inmediata”. El presidente de FVET ha lamentado que las nuevas generaciones “no vean atractivo el sector, por temas como la conciliación de la vida personal y profesional” y ha señalado que seguro que el tema de la retribución también es importante”.

SIN RECONOCIMIENTO A PESAR DE HABER SIDO ESENCIALES DURANTE LA PANDEMIA
El vicepresidente de la federación, Juan Ortega, ha afirmado que el 84,4% de los profesionales del sector “cree que, aún habiéndose demostrado que somos un servicio esencial, el Covid-19 no ha reforzado al sector del transporte, puesto que sigue enfrentándose a barreras”. En cuanto al impacto del coronavirus en las empresas transportistas de la Comunidad Valenciana, más de la mitad ha reducido su actividad en al menos el 25% el pasado ejercicio. Los datos de FVET indican que entre estos, el 22,7% ha sufrido un descenso de entre el 25% y el 50%. “Los transportistas”, ha señalado Ortega, “han dependido de sectores económicos que han reducido o cerrado su actividad, especialmente en las olas más duras del Covid-19”. Una de cada cuatro empresas ha tenido que recurrir a un ERTE para hacer frente a las consecuencias de la pandemia “aunque hoy en día, la práctica totalidad de los encuestados ha afirmado que sus empleados ya no continúan en esta situación”, ha resaltado Ortega.

Los transportistas asociados a FVET valoran con un aprobado las perspectivas de negocio de cara al segundo semestre de 2021. El secretario de la federación, Carlos García, ha apuntado que, “aunque incrementa nuestro volumen de actividad, nos enfrentamos a problemas que dificultan la rentabilidad de las empresas”. En este sentido, la mitad de los encuestados ha asegurado que, pese a que en lo que llevamos de 2021 han experimentado un repunte de actividad e ingresos, estos no han sido relevantes. FVET ha señalado que como máximo ha supuesto un incremento del 25% comparado con 2020, en el que la actividad estuvo momentáneamente parada.