4 de diciembre de 2021 | Actualizado 17:39

El puerto de Bilbao sigue sin alcanzar la estabilidad un año después de la huelga de la estiba

Los avances en la negociación han sido escasos en este tiempo y los eventuales denuncian que han caído en el olvido de todas las partes
Labores de estiba en el puerto de Bilbao | Autoridad Portuaria de Bilbao

La huelga de la estiba en el puerto de Bilbao ha cumplido este mes de octubre el primer año sin que se haya resuelto la negociación entre empresas y estibadores para dar una seguridad que permita recuperar la confianza en el recinto vasco. El conflicto se extendió hasta el mes de diciembre y, junto a la pandemia, provocó que los tráficos en la instalación bilbaína cayeran en el año 2020 a niveles de 2013. El proceso negociador del convenio colectivo de los estibadores del puerto de Bilbao continúa un año después para tratar de alcanzar un acuerdo que aporte estabilidad y permita recuperar los niveles de actividad.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Ricardo Barkala, ha señalado que la huelga “se produjo en plena pandemia, en un momento económico y social muy delicado para todo nuestro tejido empresarial y sus consecuencias aún perduran y muchos tráficos no se han vuelto a recuperar”. Barkala ha afirmado que esa huelga “nunca debió llevarse a cabo, porque todos perdimos y las consecuencias las hemos sufrido todos y, sobre todo, nuestros clientes”. El presidente del puerto de Bilbao ha indicado que, junto a la pérdida de tráficos “y la consiguiente pérdida de empleo y perjuicio grave a nuestras empresas, hubo una pérdida de confianza en nuestro puerto, que nos va a costar mucho tiempo recuperar”.

“La huelga ha provocado una pérdida de confianza en nuestro puerto que va a costar recuperar”
Ricardo Barkala Presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao

Por su parte, el sindicato Coordinadora Bilbao ha reconocido que durante este año “nos hemos encontrado con dificultades en materia de negociación a la hora de acercar posturas, pero también dificultades operativas con la incertidumbre instalada en el puerto, que hace que algunas líneas sigan sin decidirse por venir a Bilbao”. Por lo que respecta a la negociación, aún en marcha, entre el Centro Portuario de Empleo de Bilbao y los estibadores, Coordinadora ha apuntado que, en este último año, “los avances han sido bastante escasos”. En este sentido, ha añadido el sindicato, “la dificultad en esta negociación, así como algunos cambios de rumbo y de intereses durante este tiempo por parte de las empresas estibadoras, hacen que los avances no sean los deseados”. La organización ha subrayado que este hecho “tampoco llega a sorprender demasiado, dada la complejidad del proceso”.

El sindicato estibador ha señalado que existe “la incertidumbre que desde hace un año se vive en nuestro puerto debido a la aplicación que la patronal quiere hacer de la modificación en la ley de 2017, como también de la publicación del V Acuerdo Marco”. Las empresas estibadoras han declinado ofrecer su versión sobre la negociación y sobre la situación un acto después de la huelga en el recinto vasco.

Los estibadores han denunciado los cambios de rumbo y de intereses de las empresas durante la negociación

Se está trabajando “intensamente al objeto de que se consiga un acuerdo a nivel local, que nos sirva para mejorar el servicio de estiba en nuestro puerto y traslade confianza a los operadores y cargadores, más allá de las iniciativas a nivel estatal para establecer un marco jurídico estable de acuerdo a la legalidad”, ha manifestado, por su parte Ricardo Barkala. El presidente de la autoridad portuaria ha mostrado también su confianza en que “ese acuerdo llegue más pronto que tarde por el bien de nuestro puerto, porque es muy importante para el futuro. Además, ha instado “a ambas partes a acelerar el proceso y alcanzar un acuerdo estable y pronto que nos sirva para recuperar nuestro prestigio y credibilidad y, de esa forma, volver a la senda del crecimiento”.

Esta situación de incertidumbre provoca “que el personal estibador se encuentre con niveles de trabajo más bajos de lo esperado”, ha indicado Coordinadora, “y es parte del personal eventual el que más está sufriendo este descenso”. Precisamente, este colectivo, el de los trabajadores eventuales, ha denunciado su situación a través de la Plataforma Yo Apoyo a los Estibadores. Según han manifestado, su situación “es bastante peor que antes de iniciar la huelga”. Los eventuales han señalado que, al principio, “recibíamos el apoyo de la plantilla fija y del tejido social y caíamos poco a poco en el olvido de todos”. Ahora, denuncian, “nadie mueve un dedo por nosotros y cualquier disculpa es buena para quitarnos o no darnos el apoyo que un día tuvimos”. Asimismo, han afirmado que las empresas “deciden contar con nosotros lo mínimo y, por eso, desde hace un año hasta la actualidad, hemos trabajado menos de 70 días”. “Abandonados y utilizados por todos después de jugarnos todo a doble o nada sería la mejor manera de definir la situación actual”, han subrayado.

Los trabajadores eventuales solo han trabajado 70 días de un año a esta parte, según lamenta el colectivo

El sindicato Coordinadora Bilbao ha apuntado que se debe mirar “al futuro con optimismo”, aunque “es cierto que algunas cosas deben cambiar en la estiba tal y como la hemos conocido en Bilbao, pero somos plenamente conscientes de que, a grandes rasgos, el sistema de estiba funciona, es un servicio de calidad y, por supuesto, es rentable para las empresas”. Si ambas partes, ha añadido, “somos capaces de realizar este análisis y trasladarlo a la negociación, sin duda tanto el futuro de la estiba como el de las empresas y, por ende, el del puerto de Bilbao, están asegurados”. Para ello, el sindicato estibador ha manifestado “la total voluntad de terminar alcanzando un acuerdo beneficioso para ambas partes en este complicado proceso negociador del convenio”.