18 de enero de 2022 | Actualizado 15:34

La capacidad de carga aérea se recupera y sostiene el crecimiento de la demanda

Aumenta el uso de belly cargo por la recuperación de vuelos comerciales, pero también surgen dudas por la nueva variante del Covid-19
Qatar Airways Cargo

La volatilidad y la incertidumbre características de la actual cadena de suministros continúa siendo un aliciente para la carga aérea. Dificultades como la congestión en los puertos o la falta de materias primas benefician al sector aéreo por la rapidez que proporciona a las empresas. De ahí que los volúmenes de carga aérea sigan en alza desde julio. En octubre, la demanda ha registrado un aumento del 9,4% respecto al mismo mes en 2019, mientras que en septiembre esta cifra era del 9,1% y del 7,7% en agosto. Más allá de los resultados de la demanda, el principal cambio de tendencia en octubre se centra en la capacidad, que por segundo mes consecutivo consigue aligerar la presión que recaía sobre ella. Respecto al mismo periodo en 2019, ha registrado una disminución del 7,2%. Este factor había disminuido el 8,9% en septiembre.

En términos generales, según explica el director general de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), Willie Walsh, los datos de octubre reflejan que “la congestión de la cadena de suministros siguió empujando a los fabricantes hacia la rapidez de la carga aérea”. Sin duda, el mejor dato del mes lo ha obtenido la capacidad, cuyas limitaciones “se están resolviendo poco a poco, ya que el aumento de los viajes de pasajero supuso una mayor capacidad de belly para la carga aérea”.

“Si disminuye la demanda de viajes, los problemas de capacidad se agudizarán”
Willie Walsh Director general de IATA

Por esta razón, la aparición de la nueva variante del Covid-19, denominada ómicron, es una preocupación. “Si disminuye la demanda de viajes, los problemas de capacidad se agudizarán”, sentencia Willie Walsh, y subraya que tras dos años de pandemia, los gobiernos tienen “la experiencia y las herramientas necesarias para tomar mejores decisiones basadas en datos que las reacciones instintivas para restringir los viajes que hemos visto hasta ahora”. En base al posible daño que sufriría el sector, el director general de IATA aconseja que las administraciones públicas se centren “en asegurar la integridad de las cadenas de suministro y en aumentar la distribución de las vacunas”.

La temporada alta que arrancó con el Black Friday y continúa hasta finales del año por la Navidad implica, según la asociación aérea internacional, que las compañías necesitan asegurar el stock. En Estados Unidos, la relación entre inventarios y ventas disminuyó un 8,8% en octubre respecto al mismo mes de 2019. Este dato sirve como ejemplo de la falta de existencias y de su impulso por recurrir al transporte aéreo. “Incluso si la demanda disminuyera después de estos acontecimientos”, apunta la asociación de aerolíneas, “las empresas seguirían necesitando reponer existencias”. De hecho, la urgencia de la demanda de carga aérea y la falta de capacidad han ocasionado que las tarifas de carga aérea lleven cuatro meses consecutivos al alza, pero la coyuntura internacional y la exigencia de rapidez han permitido que no afecte a las aerolíneas, puesto que el sector aéreo continúa siendo más competitivo que otros modos de transporte, como el marítimo.

Por regiones, las variables han cambiado de manera radical. Las aerolíneas de Asia-Pacífico han doblado los volúmenes de carga aérea en octubre y han registrado un incremento del 7,9% respecto a niveles prepandémicos, mientras que en septiembre esta cifra era de 4%. Estos resultados vienen ocasionados, en parte, por la recuperación de importantes rutas de pasajeros entre Europa y Asia. De ahí que la belly cargo entre ambos continentes sea de -28,3% en octubre, un porcentaje que ha mejorado de la caída sufrida en septiembre de -37,9%. Por su parte, Europa ha roto la tendencia estable (5,8% en septiembre) con un incremento de volúmenes de carga aérea del 8,6% en octubre respecto al mismo mes de 2019. Los retrasos en la entrega, sí como los problemas de la actividad manufacturera, benefician a la demanda del sector aéreo.

Tras encadenar varios meses de cifras negativas, las aerolíneas de América Latina han conseguido en octubre revertir la situación. De todas las regiones, América Latina continúa siendo la que peores resultados registra, pero este mes ha sido la que ha experimentado un mayor aumento. En octubre, el movimiento de mercancías aéreas latinoamericanas sufrieron un descenso del 6,6% en octubre comparado con 2019, mientras que en septiembre esta misma cifra era del 17%. Este mes solo los volúmenes de carga aérea de América del Norte se mantienen estables con un aumento del 18,8% (18,9% en septiembre), que se ve favorecido por la demanda de rapidez respecto al transporte marítimo.

A pesar de los buenos resultados de la demanda en los últimos meses, la tendencia alcista ha cambiado en Oriente Medio y en África. En el primer caso, los volúmenes de carga aérea experimentaron un crecimiento del 9,4% en octubre respecto al mismo mes de 2019, una caída significativa en comparación con septiembre (18,4%). Este dato, según la IATA, se explica por el deterioro del tráfico de distintas rutas importantes, como aquellas entre Oriente Medio y Asia o la región con América del Norte. En el caso de África, aunque ha registrado de nuevo el mayor aumento de volúmenes de carga aérea con el 26,7% en octubre, sus cifras han caído del 35% del mes anterior. Respecto a la capacidad, África se mantiene como única región que registra niveles positivos con un aumento del 9,4%.