2 de julio de 2022 | Actualizado 14:25

La terminal de Vilamalla contará con ancho internacional tras el acuerdo entre Generalitat y Adif

Cimalsa espera a la firma del convenio para licitar las obras y la gestión de la terminal intermodal, que tendrá un enfoque multicliente
La terminal intermodal se ubica en Logis Empordà | Cimalsa

Las negociaciones entre la Generalitat de Catalunya y Adif para conectar la terminal intermodal de Vilamalla (Girona) con ancho internacional (UIC) “están muy avanzadas y se están desarrollando con mucha profesionalidad”, ha manifestado el presidente de la empresa pública catalana Cimalsa, Enric Ticó. Si bien hace seis meses la compañía anunciaba la inminente licitación de la gestión de la infraestructura, planificada para ancho ibérico, su retraso se debe a que “nos ha parecido más prudente esperar a la firma de este convenio para saber cuando se podrán hacer las obras de ancho internacional (UIC) y paralelamente licitar la gestión”, ha explicado el presidente de Cimalsa, empresa coaccionista de la sociedad Terminal Intermodal de l’Empordà junto a la Autoridad Portuaria de Barcelona.

“Si hace unos años las administraciones ponían dificultades, ahora el convenio está muy maduro”
Enric Ticó Presidente de Cimalsa

Aunque Enric Ticó se ha mostrado cauto sobre la concreción de una fecha para el lanzamiento de las licitaciones, dependientes de un acuerdo que lleva años sobre la mesa, sí constata un acercamiento de posturas entre el Ejecutivo catalán y el administrador ferroviario Adif. “Del mismo modo que hace unos años veíamos algunas dificultades por parte de las administraciones a la hora de firmar el convenio”, recuerda el presidente de Cimalsa, “ahora está muy maduro y me gustaría pensar que será casi inmediato”.

A pesar del retraso en dicha licitación, la terminal intermodal perteneciente al Logis Empordà mantiene el atractivo para las empresas interesadas en su gestión. De hecho, tras haber sido informadas del cambio de proyecto -de ancho ibérico a mixto-, “no solamente no disminuye, sino que cada vez es mayor, porque todo el mundo tiene claro que el futuro de la cadena logística pasa por potenciar el ferrocarril”, argumenta Ticó. El ancho mixto en Vilamalla “revalorizará” la terminal, concluye, y “por este motivo, valía la pena ser prudentes”.

Cimalsa contempla una terminal complementaria de ancho UIC para favorecer la salida de tráficos hacia Francia

De hecho, además de la conexión con ancho UIC, Cimalsa está realizando un estudio para determinar la ubicación y viabilidad de una terminal complementaria, exclusivamente de ancho internacional, “para favorecer de manera especial los tráficos hacia el norte”. Según explica su presidente, la terminal actual “no permitirá más ampliaciones, pues está muy encajonada”. Por este motivo, se está analizando el desarrollo de una nueva terminal, también ubicada en Logis Empordà, un lugar cercano a la frontera francesa y estratégico para el Corredor Mediterráneo.

En cuanto a la licitación de la gestión de la actual terminal, que se lanzará en paralelo al concurso para las obras de ancho internacional, Cimalsa tiene previsto que ofrezca un servicio multicliente, para que esté “abierta a cualquier terminalista, a cualquier operador que quiera lanzar sus trenes desde ahí”. De este modo, el concurso de la empresa pública no restringirá ni priorizará ningún tipo de gestor concreto, pues “nos parece que el mercado es quien mejor puede marcar la configuración final de la terminal”, explica Ticó, “hemos querido hacer un concurso abierto, a través del cual los operadores puedan proponer la apuesta concreta que quieren hacer”.

La terminal intermodal de Vilamalla se encuentra en el ámbito del Logis Empordà, una de las cinco áreas de servicios logísticas de Cimalsa. Esta terminal impulsará las conexiones del norte de Catalunya con los puertos de Barcelona y Tarragona, al mismo tiempo que tendrá una vocación exportadora por su cercanía con Francia. “La comarca del Empordà, en la provincia de Girona, es un área al mismo tiempo productora y exportadora”, recuerda Enric Ticó, y es por ello que están notando un creciente interés empresarial por esta ubicación. “Se ha podido ver en la primera fase de comercialización del Logis Empordà“, manifiesta, porque “ya no nos queda suelo para vender y estamos trabajando con Incasòl para una segunda fase”.