25 de junio de 2022 | Actualizado 14:42

El puerto de Valencia ultima el mecanismo para reducir la congestión en sus terminales

El recinto valenciano se muestra confiado en resolver los problemas de congestión gracias al descenso global de la demanda
El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Valencia ha celebrado su penúltima sesión antes del periodo estival | J.C.P.

La Autoridad Portuaria de Valencia está ultimando el mecanismo para reducir la congestión en sus terminales a través de una serie de recargos por la permanencia de los contenedores. Así lo ha anunciado el director general de la institución, Francesc Sánchez, que ha afirmado que está “prácticamente consensuado con empresas y navieras este mecanismo técnico de explotación” al término de la reunión del consejo de administración celebrada hoy. En esta línea, el organismo ha aprobado las tarifas máximas de APM Terminals Valencia “en la que se ha instaurado una tarifa por estancia de los contenedores que va en esta línea”, ha asegurado Sánchez. “Las tarifas de esta terminal no se renovaban desde hace casi diez años y se ha aprobado una subida del 12,31%”, ha concretado el director general de la autoridad portuaria.

En relación a la congestión, el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, ha señalado que “ha mejorado sustancialmente en el puerto de Valencia, que ha tenido puntas del 90% de ocupación, lo que produce deseconomías, congestión y descensos de la productividad”, y ha destacado como una de las causas “la estancia de los contenedores en las terminales, que reducen la capacidad del patio”. Esto ha provocado el descenso del transbordo, “que se ha marchado a otros puertos”, y ha subrayado que si esta situación “se prolongara por años, podría ser que también se fuera la export-import”. Sin embargo, Aurelio Martínez lo considera “poco probable porque tenemos una ventaja en Valencia por nuestra posición geoestratégica y nuestra distancia a Madrid”. De hecho, ha continuado, “llevarse la export-import de Valencia no es tarea fácil y conllevaría más costes”.

El presidente del enclave valenciano ha recordado que en el puerto de Valencia “se han priorizado los tráficos de exportación e importación” y la tendencia “es que el tráfico vaya a normalizarse, porque hay en todo el mundo una caída de la demanda y, razonablemente, es de prever que se vayan resolviendo los problemas de congestión y se normalicen los tráficos”. Este contexto de contracción de la demanda se refleja, según Aurelio Martínez, “en que las órdenes de transporte que gestionamos en el puerto de Valencia han descendido de las 9.000 diarias a las 7.000 diarias, y es muy probable que o bien baje un poco más o se estabilice en esta cifra”.

El nuevo plan estratégico de la Autoridad Portuaria de Valencia estará listo a principios de 2023

Por otro lado, Aurelio Martínez ha anunciado que el nuevo plan estratégico de la Autoridad Portuaria de Valencia “estará listo a principios del próximo año”. Según ha explicado, la empresa adjudicataria del mismo “va a realizar una serie de entrevistas individuales con los consejeros para que les hagan llegar su visión sobre el puerto, con una opinión bien valorada y fundamentada”. Asimismo, se ha mostrado tajante al señalar que la Zona de Actividades Logísticas del puerto de Valencia (ZAL) “cumple, además de su carácter económico, una función social, porque ayuda a resolver el mayor problema que tiene el barrio de Nazaret que es el desempleo, que se sitúa en el 48,8%, y no hay política más progresista que se pueda hacer en estos momentos”.

“No hay política más progresista que mejorar el empleo en Nazaret, como hace la ZAL”
Aurelio Martínez Presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia

Sobre la propuesta de la vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, de dedicar las parcelas de la ZAL más alejadas del puerto para un corredor verde, el presidente de la autoridad portuaria ha recordado que esas parcelas “no son propiedad del puerto, sino de Sepes, y es una decisión política adquirirlas y destinarlas a otros usos”. Por tanto, “si el ayuntamiento o la Generalitat Valenciana compran, no tengo nada que decir, pero teniendo en cuenta la inversión de Sepes, saldrían por entre 30 y 40 millones de euros”. Por su parte, Francesc Sánchez ha manifestado que esa actuación propuesta “no desbloquearía la ZAL porque, en todo caso, hay que esperar a que se resuelva el recurso de casación presentado contra la sentencia que anula el plan especial”.