7 de agosto de 2022 | Actualizado 16:51

La falta de materias primas y sus precios dificultan la regeneración de la red viaria española

La Asociación Española de la Carretera (AEC) alerta del deterioro de la red y la necesidad de inversiones millonarias para recuperarla
AEC

Las carreteras en España sufren un elevado deterioro y requieren de una inversión próxima a los 10.000 millones de euros para optimizar su estado. La Asociación Española de la Carretera (AEC) lamenta el déficit que acumula el mantenimiento del conjunto de las infraestructuras viarias del país y advierte de que las actuales circunstancias como la falta de materiales o los precios de los mismos suponen un freno para la regeneración de estas infraestructuras. “El aumento de precios de las materias primas es algo que inquieta al sector privado y público y que no tiene una solución sencilla”, ha reconocido el presidente de AEC, Juan Francisco Lazcano.

“El aumento de precios de las materias primas inquieta al sector privado y público”
Juan Francisco Lazcano Presidente de la Asociación Española de la Carretera

Además, circular por carreteras en malas condiciones dispara el consumo de combustible por encima del 10%, como han vuelto a corroborar los resultados del último informe sobre ‘Necesidades de Inversión en Conservación’, presentado por la Asociación Española de la Carretera (AEC). Este análisis confirma que, de los 101.700 kilómetros representados en la muestra auditada (26.400 kilómetros de la red del Estado y 75.300 km de la autonómica), un total de 13.000 km presentan deterioros graves en más del 50% de la superficie del pavimento. 

Roderas, grietas en las rodadas, agrietamientos gruesos, disgregaciones, deformaciones y grietas erráticas son las disfunciones más frecuentes. Estos deterioros afectan a la estructura de la plataforma, alejando cualquier perspectiva realista de que la red viaria española pueda acometer en el corto o medio plazo su adaptación a los requerimientos de la nueva movilidad, con las implicaciones económicas y sociales que de ello pueden derivarse, sostiene la Asociación Española de la Carretera. “La cara amable de este panorama tan poco alentador la ofrece el País Vasco, un territorio en el que todos los indicadores resultan paradigmáticos como modelo de red segura preparada para dar el salto hacia la digitalización y la transformación ecológica”, apostilla el presidente de la asociación. 

DETERIORO DEL PAVIMENTO
En cuanto al déficit en el estado de la red viaria, el pavimento acumula el 95% del total, lo que se traduce en unas necesidades de inversión en reposición y refuerzo de firmes cifradas en 9.456 millones de euros, a precios actuales, para el conjunto de las carreteras españolas. De ellos, la red del Estado, de 26.400 kilómetros de longitud, precisa de 3.084 millones, y la autonómica (con 75.300 kilómetros) de 6.372 millones, según cifra el análisis de AEC. 

En el gráfico de evolución, el estudio de la asociación otorga a la conservación de los firmes la peor nota de toda la serie histórica. En el caso de la red estatal, se registra una pérdida de 104 puntos con respecto a la auditoría realizada en 2001. Por lo que se refiere a las carreteras autonómicas, el pavimento obtiene 85 puntos menos que hace 20 años. 

LA SEÑALIZACIÓN DEFICIENTE CONTRASTA CON LA MEJORA DE LAS MARCAS VIALES
El informe de la AEC revela también que, actualmente, es necesario renovar 100.000 señales de código en la red del Estado. Hasta 67.000 señales superan la edad de siete años (periodo de garantía otorgado por los fabricantes para las láminas retrorreflectantes), lo que se traduce en que, si bien durante el día la señal se muestra en un estado de conservación adecuado, por la noche su visibilidad no está garantizada, al haber caducado el material retrorreflectante. La reposición de estas 100.000 señales implica un coste de 36 millones de euros. 

Por otro lado, es necesario repintar las marcas viales en 20.000 kilómetros de carreteras. Tras el revés observado en la auditoría realizada en 2019, cuando se constató un empeoramiento significativo del estado de las marcas viales después de cuatro años consecutivos de mejora, el último informe confirma que aquel “bache” se ha superado, tanto en las carreteras a cargo de la administración central como en aquellas que gestionan las administraciones regionales y forales. Así, el informe de AEC califica este elemento, esencial para la seguridad de la circulación, con un notable, obteniendo una calificación de siete sobre diez frente al 6,2 de hace dos años. 

SUSPENSO PARA LAS BARRERAS MECÁNICAS
En cuanto a las barreras metálicas -y partiendo del hecho de que la AEC solo estudia la barrera instalada y no la necesidad de su instalación en aquellos tramos que carecen de la misma-, la red viaria española suspende una vez más, afianzándose en el deficiente tanto en las carreteras estatales (con un 4,6) como en las autonómicas y forales (4,5). No obstante, tanto en uno como en otro caso se aprecia una cierta mejora, con una subida de una décima en ambas calificaciones.

De acuerdo con los datos de la Asociación Española de la Carretera, 320 millones de euros de inversión contribuirían a mejorar este elemento de las infraestructuras viarias. Esta cifra se distribuye en 135 millones para las barreras de la red del Estado y 185 millones para las instaladas en la autonómica y foral.

A AÑOS LUZ DE SER VERDES
Respecto al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el Pacto Verde Europeo o los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el estudio analítico de AEC concluye que el 70% de la red viaria es segura, considerando en conjunto el estado que presentan el pavimento, la señalización vertical y horizontal, y los elementos de contención y balizamiento. Sin embargo, solo el 43% de las vías del país están preparadas para su adaptación a la futura movilidad conectada y autónoma y apenas el 14% podrían iniciar el proceso de transición ecológica derivado de las exigencias y compromisos internacionales. “Nos queda mucho camino por recorrer para alcanzar la movilidad verde y conectada, estamos a años luz de ella y eso solo se puede conseguir con inversión”, ha manifestado Juan Francisco Lazcano. 

14%

Solo el 14% de las carreteras podrían iniciar el proceso de transición ecológica

La Estrategia Sistema Seguro, la ley de Movilidad y la Estrategia de Movilidad Sostenible, Segura y Conectada son tres de los cuatro grandes desafíos que están en la hoja de ruta del actual Ejecutivo, “los cuales se verán amenazados si la situación de las infraestructuras viarias no da un giro de 360 grados”, aclaran desde AEC. El cuarto, alcanzar la neutralidad climática en 2050 como meta fundamental del Pacto Verde Europeo o Green Deal, es, en palabras de Juan Francisco Lazcano, una quimera desde la óptica en la que las administraciones públicas españolas han instalado sus políticas de movilidad.