30 de mayo de 2024 | Actualizado 0:01

El Parlamento Europeo endurece el objetivo de reducción de CO2 para el transporte pesado

Los camiones deberán reducir el 45% de emisiones hasta 2034, el 65% hasta 2039 y el 90% a partir de 2040, incluidos tráilers y semitráileres
iStock

El Europarlamento ha dado luz verde a las nuevas medidas, ya acordadas con el Consejo, para endurecer los objetivos de reducción de las emisiones de CO2 de los vehículos pesados. De esta forma, las emisiones de CO2 de los camiones (incluidos los de recogida de basura, volquetes y hormigoneras) tendrán que reducirse el 45% entre 2030 y 2034; el 65% entre 2035 y 2039; y el 90% a partir de 2040. También tendrán que bajar sus emisiones los tráileres (7,5%) y semitrailers (10%) a partir de 2030. La Comisión Europea tendrá que efectuar una revisión detallada de la efectividad e impacto de la legislación para 2027, un año antes de lo propuesto por el Ejecutivo comunitario.

La revisión de Bruselas no obligará a que existan las condiciones para facilitar los nuevos objetivos

En dicha revisión deberá evaluar, entre otros aspectos, si aplicar o no las reglas a los camiones de menores dimensiones, la posibilidad de impulsar una metodología para registrar los vehículos pesados propulsados por combustibles que no emiten CO2 y el papel que tendría un factor de corrección de carbono en la transición hacia vehículos pesados de emisiones cero. En cambio, no habrá monitorización anual ni obligación de que las condiciones que faciliten lograr los objetivos (disponibilidad de recarga y repostaje, ETS para transporte, etc) estén implantadas. El Consejo Europeo todavía debe aprobar de manera formal el acuerdo antes de la entrada en vigor de los nuevos objetivos.

La transición hacia camiones y autobuses de cero emisiones no es sólo clave para lograr los objetivos climáticos, sino también para disponer de aire más limpio en las ciudades. Ofrecemos claridad a una de las mayores industrias manufactureras de Europa y un incentivo importante para invertir en electrificación e hidrógeno”, ha afirmado uno de los europarlamentarios del grupo de Los Verdes de Países Bajos, Bas Eickhout. Desde la Organización Internacional del Transporte por Carretera (IRU), también aseguran acoger “con especial satisfacción la claridad adicional y los ajustes prácticos previstos en el texto aprobado, destinados a fomentar una aplicación justa y uniforme del reglamento en todos los modos de transporte”.

Para la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), este nuevo paso supone “la necesidad de incrementar aún más el esfuerzo de inversión y desarrollo tecnológico que ya se está realizando por parte de las marcas fabricantes de estos vehículos, de los cargadores y de todos los actores implicados del transporte terrestre en su proceso de descarbonización” hasta 2040. La asociación recuerda que “fijar objetivos ambiciosos y simplemente confiar en que se hagan realidad no es una estrategia” y recuerda que sus socios ya han invertido miles de millones de euros para incorporar al mercado vehículos ya disponibles de cero y bajas emisiones en función del primer calendario contemplado por Bruselas. Por ello, Anfac, que afirma “dar la bienvenida” al nuevo marco regulador, recuerda que harán falta más medidas para impulsar el mercado de vehículos pesados, junto con el desarrollo paralelo de infraestructuras de recarga y repostaje adecuadas para estos vehículos.

El Plan Moves caducará a finales de abril y no hay, a día de hoy, indicios de una posible renovación

El director general de la asociación, José López-Tafall, recuerda que España se encuentra aún muy lejos de los nuevos objetivos y considera crítico dar continuidad a las ayudas públicas a la electrificación de las flotas de pesados, como el Plan Moves, que caducará el próximo 30 de abril sin visos de renovación. “El compromiso no debe ser sólo de los fabricantes. La exigencia ha de ser coherente y establecer medidas que ayuden y estimulen a su consecución”, ha recordado López-Tafall. Igualmente se ha manifestado en la red social X el presidente de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic), Ramón Valdivia: “Es decepcionante que no se reconozca la neutralidad tecnológica y la más amplia gama de combustibles alternativos que el sector del transporte por carretera necesita para descarbonizarse de manera efectiva”.