15 de mayo de 2021 | Actualizado 16:20

Las navieras corren riesgo de insolvencia ante una extensión de la crisis sanitaria en 2021

Drewry considera poco probable una hipotética bancarrota de las compañías marítimas en el presente ejercicio por las ayudas públicas anunciadas y previstas
CMA CGM

La consultora marítima Drewry ya ha advertido de que las navieras más débiles corren riesgo de insolvencia ante una recaída o prolongación del coronavirus de cara a 2021. Sin embargo, considera poco probable que las compañías caigan en bancarrota en el presente ejercicio, debido a las medidas públicas de apoyo. Ante esta situación de pandemia, gigantes marítimos como CMA CGM se han asegurado un préstamo avalado por el Ejecutivo francés valorado en 1.000 millones de euros para paliar los efectos del desplome en el tráfico de contenedores. Por su parte, otras navieras como Grimaldi han señalado el riesgo de distorsión del mercado marítimo que estas ayudas públicas pueden provocar.

Entre otros, Maersk augura una caída de la carga marítima del 25% para el segundo trimestre, mientras que CMA CGM la sitúa en el 10%. Según las previsiones de Drewry, el desplome será del 20% en el periodo, con un descenso en la segunda mitad del año del 9%. La consultora ha subrayado la dificultad que supone realizar predicciones en un escenario sin precedente histórico y sin conocer la duración del brote. Por ello, de cara a 2021 ha planeado dos tipos de escenario. En el primero de ellos, los volúmenes crecerían el 13% con un retorno rápido a la capacidad latente. En el segundo, se produciría una caída adicional de actividad del 6%, propiciada por un colapso sostenido de la demanda.

-20% de volumen de contenedores

Drewry prevé una caída del 20% en el trafico de contenedores marítimos en el segundo trimestre del año

En este sentido, Drewry ha puntualizado que la hipótesis más pesimista conllevaría “graves implicaciones” para la industria del transporte marítimo de contenedores, con consecuencias como el aumento de los ‘blank sailings’ y reducciones de personal. No obstante, la mayor experiencia del sector a la hora de gestionar sus capacidades, respecto a la crisis financiera de 2008, es un factor que según la consultora ayudará a lidiar con la presente coyuntura. Asimismo, Drewry ha puntualizado que el impacto en los volúmenes depende de los mercados, siendo las regiones económicamente más avanzadas las más afectadas, en detrimento de los mercados emergentes y en vías de desarrollo.

No obstante, Drewry ha vaticinado un escenario base de recuperación a partir del tercer trimestre, que llevaría a un retorno de la demanda similar al de finales de 2019 en el cierre del presente ejercicio. “La pandemia ha expuesto alguna de las fragilidades de las supply chains de larga distancia”, ha concluido el senior manager de Drewry, Simon Heaney. “Podría darse una tendencia a la producción nacional y a la diversificación de las fuentes de abastecimiento”, ha añadido, lo que implicaría un cambio de dinámica del shipping.