25 de febrero de 2021 | Actualizado 6:07

La última milla traza un plan para evitar el colapso de las entregas en Madrid

El ecommerce ha sido el principal sector afectado por el cierre de los centros de admisión y la cancelación de entregas por el temporal
CTT Express / Sending / Correos Express

La borrasca Filomena y la posterior ola de frío ha paralizado provincias enteras del centro peninsular durante una semana, siendo Madrid y las zonas colindantes las más afectadas con decenas de carreteras y calles colapsadas por la nieve y el hielo. Una de las consecuencias ha sido el parón de reparto de paquetería a domicilio y el transporte de última milla, que en los próximos días afrontan un aumento del volumen de reparto por la cantidad de pedidos acumulados que han sufrido retrasos en su entrega. Ahora, sus principales actores han trazado una estrategia para evitar el colapso y responder a la demanda atrasada.

El sector de ecommerce ha sido el más afectado por el cierre de los centros de admisión, que permanecieron bloqueados por la nieve durante el fin de semana del 9 y 10 de enero, y por la cancelación de entregas en la capital por parte de Correos debido a la peligrosidad del hielo en el asfalto. En concreto, Madrid es un punto estratégico para el cross docking, desde el que se emiten muchos pedidos con destino a diferentes puntos de España. El incremento en las incidencias de reparto se disparó en pleno temporal: los envíos cuyo destino era la capital fueron retenidos en origen y aquellos que normalmente pasan por Madrid para llegar a otros puntos de España debieron desviarse por redes alternativas por Zaragoza, Valencia, Barcelona o Sevilla.

Por ello, esta semana el reparto de paquetes ecommerce trata de adaptarse a las restricciones de movilidad impuestas, no solo por la pandemia, sino por los rescoldos del temporal. “Se han juntado demasiadas cosas: las rebajas con una incidencia de Covid-19 muy alta y esto nos afecta negativamente, en especial a la venta de ecommerce, que genera un gran flujo de transporte”, ha explicado el director técnico de los centros de Logisfashion en España, David Fernández. Sus centros se mantuvieron parados a principios de la semana pasada y aún acumulan “un alto volumen de paquetería pendiente de repartir”, según ha comentado Fernández. “Dentro de lo que cabe, no esperamos mucho retraso en reparto a comercios, pero sí en ecommerce y en puntos concretos de la zona centro”.

Los envíos hacia Madrid fueron retenidos y los que partían de la capital se desviaron por redes alternativas

CTT Express asegura que, si bien el viernes 8 y el sábado 9 de enero sus plantas estuvieron cerradas por la acumulación de nieve, ya el pasado domingo 10 pudieron poner en marcha casi toda su flota de reparto. Por tanto, el volumen de trabajo que esperan para cuando el hielo desaparezca por completo “no será tan elevado”, según fuentes de la empresa. “Nos anticipamos y pusimos en marcha un plan urgente de limpieza de los accesos a las instalaciones y reforzamos los sistemas de comunicación con nuestros equipos y colaboradores para recuperar cuanto antes la normalidad y garantizar la seguridad de nuestros profesionales”, ha afirmado el director de Operaciones de CTT Express, Álvaro Herrera. La compañía de delivery ha habilitado canales de información y comunicación para gestionar las incidencias y mantenerse en permanente contacto con sus equipos “en caso de cualquier necesidad que pueda surgir entre los repartidores”, ha comentado Herrera.

El operador Sending activó un protocolo de acción desde el mismo domingo 10 de enero para retirar la nieve en su hub central en Coslada (Madrid). “El lunes por la noche fuimos de las pocas empresas que realizamos cruce nocturno (la operativa nocturna que hacemos en nuestro hub central, en la que se cargan las furgonetas con la mercancía que va a los distintos puntos de España)”, ha recordado el presidente de Sending, Juan Pablo Lázaro. De hecho, “ese mismo día recuperamos la normalidad en el reparto a nivel nacional, con la única excepción de Madrid, que durante una semana ha tenido la gran mayoría de sus calles bloqueadas e intransitables por el hielo y la nieve”, han añadido fuentes de la compañía. A pesar del esfuerzo por liberar calles en la capital, “todavía el 30% de las calles de Madrid están afectadas por el hielo” y, por ello, desde Sending no confían en que el reparto se pueda normalizar hasta el jueves.

Diversos operadores trabajaron durante el último fin de semana como si fueran días de reparto normales

Por su parte, Seur ha evitado ofrecer detalles de los protocolos que se seguirán para preparar a su plantilla de cara a las entregas atrasadas una vez el hielo termine de desaparecer, pero sus responsables sí han apuntado que “nuestros repartidores han recibido y reciben formación e información de forma periódica entre la que se incluye el reparto en condiciones climatológicas adversas”. También han confirmado que ya vuelve a estar operativo el servicio de reparto y entregas en la Comunidad de Madrid, “si bien hay zonas del interior que presentan dificultad de acceso y circulación”, por lo que piden comprensión por las demoras que puedan producirse. “Prevemos una vuelta a la normalidad a finales de esta semana y desde Seur estamos trabajando los fines de semana para acelerar la puesta al día”, cuentan los responsables de la empresa.

Esta semana se espera la vuelta a una cierta normalidad, aunque con retrasos en algunos puntos de la zona centro

Fuentes de FedEx han asegurado que el temporal afectó a las redes de la compañía en Madrid y que las recogidas y entregas en la zona de la capital y alrededores también se vieron afectadas por el estado de las carreteras. “Pusimos en marcha planes de contingencia para minimizar la interrupción del servicio y garantizar la continuidad de las operaciones”. De hecho, reanudaron su servicio regularmente “tan pronto como fue posible”. Por su parte, Correos Express ha declinado pronunciarse sobre su protocolo “por motivos internos”, aunque sí anunciaba en sus redes sociales que, como otros operadores de paquetería como Sending, pondría en marcha un servicio extraordinario de reparto en las zonas más afectadas para evitar mayores retrasos.

Debido a la gran acumulación de nieve y hielo, serán necesarios aún varios días para alcanzar la normalidad en la paquetería atrasada, según han reconocido desde la Organización Empresarial de Logística y Transporte (UNO). El pronóstico es volver a un estado de normalidad esta semana, cuando se espera otro temporal, este de lluvia, que puede ayudar a derretir la nieve y el hielo y que podría facilitar las tareas de reparto.