22 de octubre de 2021 | Actualizado 17:03

Damià Calvet demanda más autonomía de gestión para estar al servicio de la economía

El puerto de Barcelona se reúne con la consejería d'Acció Exterior i Govern Obert de la Generalitat de Catalunya y el cuerpo consular
Damià Calvet y Victòria Alsina en el puerto de Barcelona | Autoridad Portuaria de Barcelona

El presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Damià Calvet, ha manifestado que uno de los objetivos del puerto de Barcelona es convertirse “en un verdadero hub de la economía azul, exportando conocimiento desde Catalunya al mundo” y también ejercer de socio del tejido empresarial, “tanto del país como de las empresas extranjeras, para facilitar la creación de cadenas logísticas internacionales competitivas”. Para desarrollar este protagonismo, ha insistido, es clave disponer de más independencia. “Tenemos que tener la máxima autonomía de gestión para poder estar al servicio de la economía”, ha indicado el presidente de la autoridad portuaria durante un encuentro con el cuerpo consular de la capital catalana y el departamento d’Acció Exterior i Govern Obert de la Generalitat de Catalunya.

Damià Calvet y la consejera d’Acció Exterior i Govern Obert, Victòria Alsina, han recibido a 50 cónsules acreditados para “fortalecer sus relaciones” e “impulsar nuevas líneas de trabajo que permitan afirmar la presencia en el exterior y facilitar el comercio internacional a través del recinto portuario de la capital catalana”. Después de una presentación por parte de Calvet de la estrategia sobre sostenibilidad e innovación del recinto portuario catalán, el grupo ha realizado una visita marítima junto al jefe del Gabinet de Presidencia i Relacions Institucionals, Joan Pere Gómez, y el jefe de Relaciones Internacionales del puerto de Barcelona, Manel Galán, además de representantes de entidades invitadas de la sociedad civil.

Por otra parte, ha subrayado en su intervención la necesidad de “hacer entre todos un esfuerzo colectivo, global, para descarbonizar la actividad”. Actualmente, el puerto aboga por la reducción del 50% de las emisiones de CO2 para el 2030 y la neutralidad de carbono en 2050. El último paso que el puerto de Barcelona ha dado hacia su descarbonización es el de crear el cargo de jefe de Sostenibilidad Ambiental, que entrará en funcionamiento a partir del próximo año. Otras medidas recordadas por Damià Calvet han sido los 90 millones de euros destinados a la electrificación de los muelles, la inversión de 600 millones de euros para construir los nuevos accesos terrestres al recinto portuario o las futuras inversiones que se realizarán de cara a mejorar la infraestructura portuaria y mejorar su sostenibilidad.

Por su parte, la consejera Victòria Alsina (Generalitat de Catalunya) ha subrayado “la potencia comercial exportadora e importadora de Barcelona y Catalunya” gracias a la actividad del puerto de Barcelona. Durante el encuentro, Alsina ha recordado la importancia de estrechar lazos con gobiernos y comunidades extranjeras para “construir una cooperación estratégica que incluya los principales actores sociales, económicos y culturales”. El puerto de Barcelona está experimentando una evolución positiva en sus exportaciones desde hace 17 meses. Sólo en agosto superó las 5,6 toneladas de mercancías y los 313.000 contenedores de 20 pies (teus).