4 de diciembre de 2021 | Actualizado 17:39

El transporte por carretera fía la llegada de conductores a renovar la formación profesional

La Administración recuerda que es el sector el que debe poner en marcha medidas para potenciar la presencia femenina y joven en la profesión
Mesa redonda de la jornada organizada por la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) | I.L.

La falta de conductores profesionales ha centrado el debate durante la jornada sobre la cualificación del transporte por carretera organizada por la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE). Entre las reclamaciones de los empresarios, se han situado como principales la solicitud de ayudas y subvenciones para la formación y el empleo con el objetivo de mejorar el atractivo de la profesión para las nuevas generaciones y el sector femenino, que actualmente solo supone el 18% del total que cuenta con un permiso de circulación de transporte de mercancías por carretera. También han reiterado la necesidad de implantar en toda España de un título de formación profesional de grado medio de conducción de vehículos de transporte por carretera que ayude a incorporar a los jóvenes de entre 16 y 18 años al mercado de trabajo. “La que tenemos en este momento no sirve”, ha asegurado el presidente del Consejo del Transporte y la Logística de la CEOE, Rafael Barbadillo.

“Si faltan conductores o profesores de autoescuela, mejoren las condiciones de trabajo”
Pere Navarro Director general de Tráfico (DGT)

Unas peticiones que los representantes de la Administración Pública presentes en el encuentro han escuchado, pero que han recordado que dependen de las iniciativas privadas de las empresas. “No esperen que la Administración haga las propuestas, porque es el sector el que tiene que hacerlas”, ha anticipado el director general de Tráfico (DGT), Pere Navarro. De hecho, ha calificado al sector de “suficientemente maduro” para realizar estas tareas. Ha coincidido con la patronal en que el reto es convertir en atractivo “un trabajo que no lo es, pero si faltan conductores o profesores de autoescuela, mejoren las condiciones de trabajo y ahí podrán contar con la colaboración de la Administración”, ha concluido.

En concreto, el director de la DGT se refería a la petición de los empresarios de recibir ayudas para aumentar las ratios de conductores profesionales, que han caído en picado en los últimos años, según ha denunciado el director de Consultoría de Formación y Selección de Alsa, José Manuel Suárez. A tenor de los datos que ha facilitado la empresa, citando fuentes de la DGT, en el año 2000 hubo 9.736 permisos de conducción solicitados, frente a los 6.521 solicitados en 2020 y el pico de 27.461 permisos solicitados en 2008. Actualmente, la media de edad de obtención de los permisos es de 39 años, mientras que la media de edad de la población ocupada en el sector es de 46 años, “algo totalmente incompatible con el empleo juvenil y el relevo generacional”, ha lamentado José Manuel Suárez.

Por otro lado, el transporte por carretera ha recordado la necesidad de poner en valor los certificados de profesionalidad, instalar la obligatoriedad del permiso antes de empezar a cursar la formación profesional y adelantar la obtención de dicho permiso de conducción a los 18 años. “En dos años de formación profesional, el alumno no toca un volante. ¿Cómo va a haber prácticas en empresas verdaderamente prácticas si los alumnos no pueden obtener el carnet? La formación tiene que partir del permiso de conducir”, ha recalcado Suárez.

“Hay que recuperar diez años tirados a la basura y solicitar prácticas en el permiso de conducir”
Juan Pablo Escamilla Director de Formación de Ceftral-CETM

La formación para ser conductor profesional, según denuncia la responsable de Formación de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic), Ana Muñoz, cuesta “entre 5.000 y 7.000 euros a un adolescente de 17 años para acceder a un Certificado de Aptitud Profesional (CAP)” que no es suficiente para iniciar una carrera en el transporte por carretera y que obliga al sector, según Astic, a recurrir a personal externo a la Unión Europea para garantizar el relevo generacional. “Tenemos que recuperar diez años tirados a la basura. No puede ser que el CAP no sirva para nada. Deberíamos solicitar que el permiso de conducir en sí incorpore prácticas”, ha reclamado el director de Formación de Ceftral-CETM, Juan Pablo Escamilla.

Además, según ha informado la CNAE, no existirá una estructura única de cursos que permitan obtener ese certificado, lo que obligaría a revisar todo el sistema de formación. Desde el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, su director general, Jaime Moreno, ha querido mandar un mensaje de tranquilidad al sector, asegurando que las conversaciones para homogeneizar el criterio de la formación están ya en marcha. “Estamos a tiempo para encontrar una vía que haga sostenible el sistema y el sector” y “estamos en el camino adecuado para encontrar la solución”, ha manifestado.