23 de enero de 2022 | Actualizado 8:02

Los amarradores de Barcelona someten a votación la desconvocatoria de la huelga

Las negociaciones han permitido desencallar la situación y el consenso entre las partes depende de la ratificación en asamblea
Trabajadores de la empresa Amarre de Barcelona | USTP

Los trabajadores de Amarres de Barcelona, resultado de la fusión entre Cemesa y Mooring, han alcanzado un principio de acuerdo con la empresa para desconvocar la huelga convocada a partir del 17 de enero. Ambas partes han mantenido diversas reuniones para avanzar en las negociaciones y ha sido sobre el mediodía de hoy cuando se ha alcanzado un consenso. Según explican desde el sindicato Coordinadora, el documento será sometido mañana a ratificación en una asamblea de trabajadores. En el caso de que acepten las condiciones acordadas, se desconvocaría la huelga.

Por el momento, según asegura Coordinadora, “el principal escollo es la pérdida de derechos laborales y económicas en las nuevas contrataciones, ya que el resto de trabajadores son subrogados”. Otros motivos esgrimidos por las entidades sindicales agrupadas en Coordinadora han sido la falta de efectivos suficientes para cubrir los servicios, así como la unificación de salarios entre los trabajadores de ambas empresas fusionadas en una. En materia salarial, los amarradores también pedían un incremento del IPC del año 2021 para el 2022, además del aumento del 4% mínimo para el año 2023 “sobre las tablas del 2022” y el pago por servicios auxiliares prestados por los trabajadores. Los empleados de las extintas Mooring y Cemesa reclaman las mismas condiciones laborales desde la unión de ambas compañías. El último preaviso de huelga, que fue retirado pocos días antes de su inicio, tuvo lugar en octubre por las mismas razones.