18 de julio de 2024 | Actualizado 18:22

Los graneles sólidos en el puerto de Tarragona se disparan en el primer mes del 2022

El puerto catalán mueve el 20% más de toneladas que en enero de 2021 y crece en sus principales tráficos, especialmente en crudo de petróleo
Operativa de carbón en el puerto de Tarragona | Autoridad Portuaria de Tarragona

El movimiento de mercancías en el puerto de Tarragona experimentó en enero un crecimiento interanual del 19,9%. La cifra de crecimiento consolida su recuperación en tráficos tras el segundo año de pandemia, al rozar en el primer mes del año los tres millones de toneladas. Se trata del segundo mejor mes en los últimos 12, tan solo por detrás de octubre, cuando superó los tres millones de toneladas. Con aumentos de un dígito en graneles líquidos y carga general, en el primer mes del año destaca la subida, del 69,5%, de los graneles sólidos, principalmente a causa del movimiento de cereales, piensos y harinas (730.230 toneladas), así como del carbón y el coque de petróleo (201.894 toneladas).

En cuanto a los graneles líquidos, segmento tractor del puerto de Tarragona, sus volúmenes han aumentado el 5,2%, hasta superar los 1,8 millones de toneladas movidas en enero. Este grupo lo lidera el crudo de petróleo, con crecimientos del 26,2% respecto al mes de enero de 2021 y un movimiento de 917.462 toneladas. Por último, el trabajo realizado por el recinto portuario para aumentar la carga general y diversificarla muestra resultados, creciendo el 7,2%, hasta las 174.780 toneladas. En lo que respecta a contenedores, su actividad se ha incrementado el 43,3%.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Josep Maria Cruset, explicó la semana pasada que dos de los productos que han motivado este aumento interanual, los cereales y el crudo de petróleo, son las principales importaciones provenientes de Ucrania y Rusia. Cruset confirmó el escaso impacto para el puerto al manifestar que, en el caso de los cereales, un tráfico que se concentra en los meses de invierno “ya ha llegado la mayor parte de lo que llegó en todo el año pasado”. Por otro lado, los flujos anuales de productos energéticos con Rusia suponen la cifra de 2,8 millones de toneladas, por lo que la invasión de Ucrania no tendrá una gran afectación en este segmento en los próximos meses.

Además, el aumento en la exportación de carbón, según explicó Cruset, se debe a los incrementos registrados en el coste del combustible. “Italia ha vuelto a consumir una cantidad importante de carbón”, argumentó el presidente de la autoridad portuaria, “estos tráficos van asociados a los incrementos en los países terceros fruto del aumento de precios de la energía”. En este sentido, el máximo histórico registrado hoy en la electricidad en varios países europeos, fruto de la crisis producida en Ucrania, y la tendencia general al alza, podría motivar en los próximos meses nuevos aumentos de este producto en el puerto de Tarragona.