7 de agosto de 2022 | Actualizado 16:51

El gestor del suelo de Nissan en Barcelona dispondrá de dos años para ocupar la mitad del espacio

Los candidatos deberán entregar su propuesta antes del 16 de agosto y el nombre de la firma escogida se conocerá a partir del 15 de septiembre
Nissan

El proyecto logístico o industrial del inquilino que finalmente ocupe el suelo de Nissan en la Zona Franca de Barcelona deberá haberse iniciado al 50% antes de los dos años. Es una de las cuatro condiciones que el Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) solicita en la recién publicada licitación de los terrenos que ha ocupado la empresa nipona. En caso contrario, el arrendador se reserva el derecho de rescindir unilateralmente el contrato o imponer penalizaciones en base a la gravedad del incumplimiento. El contrato de arrendamiento de los 518.000 metros cuadrados de superficie, que se comercializarán a 24 euros el metro cuadrado, será de 50 años con una prórroga opcional de un máximo de 20 años bajo previa aprobación de la Zona Franca de Barcelona. Los candidatos deberán entregar su propuesta antes del 16 de agosto y el nombre de la firma escogida se conocerá a partir del 15 de septiembre.

Además de haber iniciado la mitad de la actividad, el promotor inmologístico se compromete a destinar un mínimo de 100 millones de euros al proyecto industrial. En concreto, la firma financiará la promoción, rehabilitación y construcción de edificios e instalaciones industriales, la adecuación y remodelación de las instalaciones y tareas comunes y la construcción de la infraestructura interna requerida para la mejora del consumo energético. Todas estas actuaciones deberán ser detalladas por el arrendatario en su oferta. Otro requisito esencial es que la Zona Franca de Barcelona deberá validar la cesión en régimen de subarrendamiento a terceros y la empresa inmoinlogística no podrá cambiar el uso o la superficie de las parcelas sin el consentimiento previo de la institución hasta al menos haber cumplido la quinta parte de la duración del contrato. La última condición especifica la obligatoriedad de ejecución de estos requisitos y su incumplimiento podrá ser penalizado.

La Zona Franca de Barcelona deberá validar la cesión en régimen de subarrendamiento a terceros

En relación al proceso de selección, la mesa de contratación, compuesta por representantes de las instituciones que forman la mesa de reindustrialización, se reunirá el 1 de septiembre para excluir a los candidatos que no cumplan las condiciones establecidas en el ámbito general y administrativo. Al día siguiente, se procederá a revisar la documentación aportada por las empresas sobre el proyecto técnico y el 15 de septiembre se leerá la documentación relativo a la propuesta económica. En los terrenos licitados no se incluye la parcela de 61.078 metros cuadrados adjudicada de forma directa a Silence y la superficie de 38.438 metros cuadrados que corresponde al centro técnico de automoción de Nissan para actividades de investigación y desarrollo.

Por su parte, el hub de descarbonización liderado por QEV Technologies deberá esperar a conocer el nombre del promotor inmologístico seleccionado para formalizar su contrato. A finales de enero, se estableció que el hub de electromovilidad ocuparía parte de la antigua fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona y la totalidad de las instalaciones ubicadas en Sant Andreu de la Barca. La superficie restante que compartirá espacio con QEV Technologies se destinará a los proyectos logísticos o industriales aludidos por el pliego de la licitación. Además, el Centro Técnico Europeo de Nissan en España mantiene su actual localización, tal y como había solicitado la compañía.

GOODMAN, PROLOGIS Y CILSA, EN LA LISTA DE CANDIDATOS
Algunas ofertas son conocidas desde hace meses. La propuesta presentada por Goodman asciende a 550 millones de euros de inversión directa para crear 3.200 puestos de trabajo, a los que se sumarían aquellos generados por el proyecto industrial. Al mismo tiempo, Prologis ha diseñado el E-hub Prologis Park BCN, un desarrollo inmologístico de 100.000 metros cuadrados en los que se incluyen cuatro edificios multinivel y dos almacenes de 21.158 y 19.551 metros cuadrados, respectivamente. Cilsa, la sociedad gestora de la ZAL del puerto de Barcelona, presentó un proyecto con una inversión de 800 millones de euros donde se combinaría una solución mixta de almacenamiento y cross-docking, un centro de datos y una superficie destinada a actividades industriales.